Se necesita una arrogancia especial para ganarle el estacionamiento a un discapacitado, pero este policía está listo para evitarlo

Se necesita una arrogancia especial para ganarle el estacionamiento a un discapacitado

Si tiene una placa de estacionamiento para discapacitados en su automóvil, pero fue entregada a alguien que no tiene derecho a usarlo, aquí le digo una cosa: Tenga cuidado, porque hay alguien mirando.

No todos los días, no en todas partes.

Pero corre el riesgo de ser atrapado y tener un día extremadamente malo.

Hace un par de semanas, me dirigía a la barbería de Tolliver en South L.A. y me detuve para tomar una taza de café. En mi camino a un Starbucks en el centro comercial que está entre las avenidas de Western y Slauson, vi a una mujer entrar en un estacionamiento para discapacitados y salir de su automóvil.

Dos hombres vestidos de civil le mostraron sus insignias mientras se acercaban al automóvil. Uno de ellos pidió ver el recibo de registro que acompañaba al cartel de discapacidad que colgaba del espejo retrovisor del conductor.

Resultó que la pancarta estaba a nombre de su hijo, pero él no estaba en el auto. Entonces los oficiales confiscaron el cartel, -que su hijo tendrá que volver a solicitar- y le dieron una multa.

Argumentó que no era justo que los detectives tomaran la pancarta, pero no pude expresar mucha simpatía. Por un lado, había muchos espacios abiertos cerca. Y por otro lado ocupar el espacio designado para discapacitados, es quitárselo a alguien que realmente lo necesita.

Le pregunté al conductor si pensaba que era justo.

"Lo es y no lo es", dijo.

Díselo al juez.

He visto esto antes, y parece que no ha cambiado mucho. Hace cinco años, un lector señaló que en algunas cuadras del centro de Los Ángeles, todos los automóviles estacionados tenían un letrero para discapacitados. Eché un vistazo y descubrí que algunos de ellos estaban estacionados todo el día, y el cartel de discapacidad funcionaba como un pase de estacionamiento gratuito.

Esperé a que aparecieran los conductores, y algunos de ellos no tenían una discapacidad visible. Algunos lectores me reclamaron cuando publique esa columna, argumentando que no todas las discapacidades son evidentes.

Eso es cierto, y también lo es esto:

Los tramposos son desconsiderados, son arrogantes y están en todas partes.

En 2012, un mes después de escribir dos columnas sobre el problema, agentes del Departamento de Transporte de L.A. me invitaron a hacer un recorrido con ellos  y no tuvieron problemas para encontrar a conductores con carteles emitidos a otra persona. Un tipo en el distrito joyas estaba tan molesto que se levantó, me lanzó una mirada fulminante y me preguntó si me sentía feliz.

Sí, me sentía bastante bien.

En South Los Ángeles, hace dos semanas, pasé un par de horas mirando a agentes del Departamento de Motores y Vehículos pescando en el estacionamiento. Fueron de un conductor a otro que se estacionaban en los puntos designados para discapacitados frente a Food 4 Less y Home Depot, a pesar de la advertencia de una multa de $ 250.

Mi consejo para los conductores que abusan es que tal vez deban pensar dos veces antes de estacionarse y colgar una pancarta para discapacitados y saltar del vehículo para ir a buscar madera. Es probable que haya algún agente encubierto.

Parece sospechoso

"Es increíble, ¿no?", Dijo Ben Yasnyi, oficial de policía de Los Ángeles que se encontraba en el lugar.

Los agentes escribieron nueve citaciones por uso indebido de carteles ese día y dos más por conducir con una licencia suspendida o revocada. Dos vehículos fueron confiscados y remolcados: uno por un registro fraudulento y el otro por una orden de arresto de $ 50,000 contra el conductor, quien fue llevado esposado.

Los agentes del DMV me contaron acerca de una operación en el recinto ferial del condado del condado de Los Ángeles en septiembre, cuando apenas podían multar a tantos conductores mañosos.

Un vocero del DMV en Sacramento confirmó que los oficiales escribieron 477 citas a los asistentes a la feria por abuso de las pancartas. Las multas del DMV son delitos menores y pueden oscilar entre $ 250 y $ 1,000.

Volví a South L.A. la semana pasada para ver al oficial Yasnyi navegar por el mismo lote, como suele hacerlo. Ha estado en el DMV durante 16 años, se centró en atrapar a conductores ebrios la mayor parte de ese tiempo, pero cambió a carteles de discapacitados hace un par de años cuando notó que las personas con discapacidades graves tenían problemas para encontrar espacios de estacionamiento.

Yasnyi se acerca a los conductores y pide ver el registro de sus pancartas, explicando que se está asegurando de que los impostores no expulsen a las personas con discapacidad de los espacios principales. Supone que aproximadamente el 30% del tiempo, el cartel es robado, alterado o entregado a otra persona.

"Desafortunadamente, eso es común", dijo Yasnyi sobre la estafa de utilizar los cartelones de personas que ya han fallecido.

 

Cuando saca su libreta, algunas personas toman sus medicamentos, algunos se encogen de hombros, otros se enojan, y algunos preguntan si pueden mantener el automóvil donde está mientras hacen sus compras.

La semana pasada, una mujer acercó su camioneta a un lugar de discapacitados con un cartel emitido a nombre de su madre, que no estaba en el auto. En esos casos, Yasnyi tiene la opción de escribir una citación por delito menor, pero dijo que generalmente escribe multas de estacionamiento porque eso no aparecerá en el registro del conductor.

Sin embargo, la sanción es dura .Yasnyi y los oficiales del Departamento de Transporte de Los Ángeles escriben dos multas que pueden costar $ 363 cada una , como el caso que involucra a la mujer en la camioneta. Una por uso indebido de un cartel, y otra por ocupar ilegalmente el espacio. Y el cartel también es confiscado.

La conductora de la camioneta se quejó, cuando Yasnyi no la escuchaba, y dijo que escribir multas como esas podía hacer que la gente robara para pagar la multa. Su hijo le preguntó a Yasnyi por qué estaba "metiéndose con la gente negra". "Eso no es verdad", le dijo Yasnyi. "Estoy aquí asegurándome de que las personas con discapacidad tengan un lugar donde estacionarse".

En un juego reciente de fútbol de USC, Yasnyi se encontró con tres grupos de aficionados estacionados en lugares para discapacitados con carteles ilegales. Escribió citas para dos de ellos, poniendo un alto a sus fiestas previas al juego. El tercer vehículo tenía una pancarta temporal alterada, con cuentas colgando del espejo para ocultar el cambio.

Los conductores ya habían ido al juego y regresarían a un espacio vacío, porque Yasnyi remolcó ese vehículo.

En los dos días que pasé con el oficial, la gente se acercó para darle las gracias. El supervisor de Yasnyi, sargento William McDonald, dijo que no es común que los ciudadanos envíen elogios, pero Yasnyi recibe una docena o más por año. "No puedo caminar", dijo James Earls, de 78 años. "Le agradezco que haga esto".

Yasnyi dijo que hay oficiales en otras partes de Los Ángeles haciendo lo mismo que él. “No pueden estar en todas partes todos los días. Pero siempre hay una posibilidad de que alguien esté mirando”.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°