Presentan demanda para impedir una gran construcción al lado de una escuela

Presentan demanda para impedir una gran construcción al lado de una escuela

Varias familias del lado oeste de L.A. y empleados escolares demandaron para impedir una construcción que, según dicen, dañaría a los estudiantes de Palms Elementary School. 



El motivo de preocupación es un gran complejo de apartamentos que se levantaría junto al campus. Una valla es lo único lo que separa la obra de construcción del área de juegos del jardín de infantes, lo cual expondría potencialmente a los niños al polvo tóxico y otros daños, de acuerdo con la denuncia presentada por el abogado Olu K. Orange, quien es también un padre de familia de la escuela.
 
Una preocupación adicional, señaló Orange, es el efecto potencial en los estudiantes con discapacidad auditiva, que se benefician de un programa especial en Palms Elementary School.

Estos alumnos usan dispositivos que amplifican los sonidos y pasan parte de su tiempo en un aula especialmente equipada, con paredes alfombradas y techo bajo, diseñada para minimizar los sonidos externos. “Cada ruido particular y el ruido continuo interfiere con su capacidad de aprendizaje”, indicó Orange. “Los perjudica y les causa dolor”.
 
Entre los mencionados en la demanda figuran el concejal de la ciudad de Los Ángeles Paul Koretz, y el desarrollador Hiro Kobayashi, cuyo perfil de redes sociales lo describe como presidente de RBM of California, firma que se especializa en desarrollo inmobiliario, inversiones y gestión de activos.



El viernes, una portavoz de Koretz, que representa el área, señaló que su oficina “no puede comentar sobre demandas pendientes” y no respondió a preguntas adicionales sobre el desarrollo.


En tanto, una abogada del desarrollador consideró que el proyecto será positivo para el vecindario. “El complejo residencial propuesto... traerá una inversión significativa a la comunidad, y se espera que agregue millones de dólares a la economía local”, aseguró Elisa Paster en un comunicado.



La demanda afirma que la ciudad y el desarrollador no cumplieron con las revisiones ambientales necesarias. Sin embargo, Paster no está de acuerdo con esa afirmación y aseveró que el desarrollador acordó eliminar el asbesto y la pintura con plomo de una estructura vieja en el sitio cuando “los edificios vecinos no estén en uso”. “A lo largo del exitoso proceso de autorización, que se llevó a cabo de acuerdo con todas las normas y regulaciones de la ciudad, el desarrollador se reunió con los líderes escolares y  funcionarios de la ciudad”, comunicó en su declaración.



La demanda busca lograr el estatus de acción colectiva que, de ser concedido, significaría que los abogados representarían los intereses de todos los estudiantes en la escuela.

 Una portavoz del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) confirmó que están al tanto del problema.

“El LAUSD está trabajando con la oficina del concejal Koretz, así como con los padres, maestros, personal, la comunidad escolar y el desarrollador, para garantizar que la constructora implemente medidas de mitigación que limiten el impacto para los estudiantes y al personal”, indicó Barbara Jones.

El distrito no podía proporcionar información inmediata sobre esas medidas. Según Orange, un equipo de demolición comenzó a trabajar el viernes en el sitio.

Traducción: Diana Cervantes

Si quiere leer este artículo en inglés, haga clic aquí
 

 

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
81°