Lee Baca, ex sheriff de Los Ángeles, es sentenciado a tres años de prisión por el escándalo de corrupción en la cárcel

Lee Baca, ex sheriff de Los Ángeles, es sentenciado a tres años de prisión por el escándalo de corrupción

 El ex Sheriff  del condado de Los Ángeles, Lee Baca fue sentenciado a tres años de prisión, lo que puso fin a un escándalo de corrupción que afectó al Departamento del Sheriff durante varios años.

A Baca se le ordenó entregarse ante a funcionarios del sistema de prisiones federales el 25 de julio, aunque se espera que pida permanecer en libertad bajo fianza mientras consigue una apelación ante la corte.

Hasta el momento no se ha tomado ninguna decisión sobre el lugar donde cumplirá su condena. Su abogado defensor pidió que fuera asignado a una prisión en Taft, California, y si eso no fuera posible, entonces a una en el estado de Oregón.

Durante la investigación contra Baca, la fiscalía federal trabajó meticulosamente dentro del Departamento del Sheriff y acusaron a figuras de menor rango, antes de presentar cargos en contra del propio Sheriff.

 Cuando Baca llegó a un acuerdo con los fiscales el año pasado, aceptó pasar seis meses en prisión por mentir sobre su papel en una conspiración para obstaculizar una investigación del FBI en las cárceles del condado.

A cambio, Baca evitaría enfrentarse a cargos más serios en un juicio y la posibilidad de pasar mucho más tiempo tras las rejas.

Pero el acuerdo se vino abajo y Baca.

Baca, de 74 años, quien se encuentra en las primeras fases de la enfermedad de Alzheimer, fue sentenciado en una audiencia matutina en el tribunal del centro de la ciudad, donde fue declarado culpable en marzo, por cargos de obstrucción a la justicia y conspiración.

 

La decisión fue tomada por el juez de distrito Percy Anderson, quien rechazó el anterior acuerdo por ser demasiado indulgente y por haber tratado a Baca de manera parcial durante toda su batalla legal.

En juicios anteriores, Anderson dictó prolongadas penas de prisión para varios subalternos de Baca que participaron en el plan para frustrar la investigación del FBI. Como parte de su castigo, Baca también recibió un año de libertad supervisada, que tendrá que ser cumplida después de que termine su pena de prisión. También fue multado con $7,500.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°