LAUSD demanda a la ciudad por los costos de la limpieza de plomo y arsénico en una preparatoria de Watts

LAUSD demanda a la ciudad por los costos de la limpieza de plomo y arsénico en una preparatoria de Watts

El Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) gastó más de $1 millón de dólares en los últimos tres años para limpiar de plomo y arsénico de las tierras de David Starr Jordan High School, en Watts. Ahora, el distrito escolar demandó a la Autoridad de Vivienda de la ciudad por la responsabilidad de esos costos.

El distrito sostiene que la contaminación se filtró a una parcela de tierra vecina que la Autoridad de Vivienda de la Ciudad de Los Ángeles compró en 2008, para construcción.

El LAUSD señala que los niveles actuales de arsénico y plomo son seguros, pero que la Autoridad de Vivienda debe responsabilizarse por el trabajo ya realizado, así como por cualquier tarea futura.

“Esta es una acción para recuperar los costos de limpieza”, afirmó el consejero general David Holmquist. “No hemos conseguido que la Autoridad de Vivienda responda y haga lo que es su responsabilidad”.

El lugar fue utilizado para albergar industria pesada desde 1930 hasta 1970. Allí se almacenó chatarra de hierro, que era derretida en hornos para luego utilizarlo en productos de acero.

“Nuestra propia investigación muestra que hay contaminación idéntica en la propiedad contigua y que ésta se había extendido más allá, al predio que alberga la preparatoria”, precisó Barry Groveman, abogado que interpuso la demanda en representación del distrito escolar.

La Autoridad de Vivienda “no ha hecho nada para resolver la peligrosa contaminación que llegó al sitio de la preparatoria”, alega la demanda.

Las autoridades de la ciudad remarcaron que la demanda los sorprendió. Doug Guthrie, presidente y CEO de la Autoridad de Vivienda, señaló que el distrito escolar no ha probado que la contaminación en el campus se haya dispersado del sitio industrial vecino, y no ha detallado sus costos o dicho cuánto dinero pide. “No tengo idea de cuánto han excavado”, dijo Guthrie. “Ni tengo idea de cuáles son sus cuentas”.

Conforme la demanda, la Autoridad de Vivienda le dijo al distrito escolar que en 2016 no investigaría los niveles de contaminación más allá de los limites de sus propiedades porque, en caso de generarse una investigación, ésta podría poner su financiamiento federal en riesgo.

Guthrie aseguró que hubiera preferido una solución que no involucrara a la corte, y que en semanas los funcionarios escolares no habían regresado ninguno de sus correos electrónicos. Los abogados del distrito escolar remarcaron que los empleados del LAUSD no ignoraron dichos emails.

En 2014, los reguladores estatales ordenaron a la autoridad de vivienda hacer pruebas y limpiar de contaminación de plomo y metales dañinos en la planificación urbana Jordan Downs, cerca de su predio. Pero Guthrie sostiene que nadie determinó que la Autoridad de Vivienda también sea responsable por la propiedad escolar.

“Queremos ser buenos vecinos… Intervenimos para limpiar este lugar, con más de 50 años de antigüedad, y gastamos mucho dinero en ello”, afirmó. “No somos los malos de esta película, nunca contaminamos este lugar”.

Traducción: Diana Cervantes

Para leer esta historia en inglés haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
75°