La tradición y las ofertas aún atraen a las tiendas a los compradores de Acción de Gracias

La tradición y las ofertas aún atraen a las tiendas a los compradores de Acción de Gracias

Jay Pujalte, de 45 años, pasó tres noches en una tienda de campaña fuera de Atwater Village Best Buy para la comodidad de su esposa e hija que lo acompañaban. Pujalte estaba dispuesto a esperar para encontrar un trato, y una experiencia, que no podía obtener al compra en línea.

Con los años, el comercio electrónico y las ventas cada vez más exiguas han erosionado la prominencia del Black Friday como el principal barómetro de la temporada de compras navideñas. Pero las compras nocturnas de Acción de Gracias todavía tienen mística para los consumidores.

Una encuesta reciente de consumidores de PwC descubrió que el 58% de los compradores planeaba salir y buscar gangas después de comer su pavo. El año pasado, solo el 40% de los compradores dijeron que comprarían en la noche de Acción de Gracias.

Algunos optan por comprar en tiendas verdaderas para poder ver y tocar lo que están comprando. Algunos, como dijo Pujalte, quieren mantener "el espíritu de salir acomprar".

Acampar al aire libre antes de las ventas de Acción de Gracias se ha convertido en una tradición para su familia de Highland, California, que se han sentado afuera de las tiendas con la esperanza de obtener una buena oferta durante cuatro de los últimos cinco años. El año pasado, Pujalte no pudo hacerlo debido a su trabajo como conductor de camiones.

Se alinean bien antes de saber cuáles serán las ventas. Usualmente, los empleados de la tienda "no lanzan los [detalles] hasta" 3:30 p.m. más o menos, solo 90 minutos antes de que se abran las puertas.

El jueves, dos trabajadores de Best Buy, acompañados por un guardia de seguridad, repartieron panfletos que destacaban las ofertas entre aquellos que esperaban en una fila que sumaba más de 200.

Aunque las multitudes aún se alinean en la tarde de Acción de Gracias, no son los únicos que buscan ahorros el jueves. Adobe predice que las ventas de e-commerce en Acción de Gracias totalizarán $ 2,800 millones, un aumento del 15% en comparación con el año pasado.

Las ventas en línea del Viernes Negro se proyectan en $ 5 mil millones, un incremento del 16.4% con respecto al día anterior del año anterior.

Los analistas y los rastreadores de la industria esperan un aumento en las ventas navideñas este año debido a la mayor confianza del consumidor y la baja tasa de desempleo.

La Federación Nacional de Minoristas pronosticó un salto en las ventas minoristas en noviembre y diciembre de entre 3.6% y 4%, o $ 678 mil millones a $ 682 mil millones, frente a los $ 655mil millones del año pasado.

"Creo que vamos a ver un fin de semana saludable", dijo Paula Rosenblum, cofundadora y socia gerente de Retail Systems Research.

Irma Mosqueda, residente de San Fernando y de 52 años, estaba complacida con el precio del televisor que compró en Kohl's en Sun Valley, a $ 299, es decir $ 100 menos que el precio de lista, y tenía un cupón de $ 60. Pero los ahorros no fueron su principal motivación.

En su octavo año de compras de fin de semana del Día de Acción de Gracias, ella dice: "Es más por la costumbre que por la necesidad".

"Es por el gusto de venir a comprar", dijo.

Joanne Leibowitz, por otro lado, partió con un objetivo en mente.

Leibowitz, su esposo, Grant y su hija de 1 año esperaron alrededor de seis horas fuera de Atwater Best Buy para comprar dos MacBooks de Apple. Leibowitz, un artista de maquillaje de 32 años de Silver Lake que está embarazada de casi seis meses, pasó gran parte de ese tiempo en una silla de jardín, moviéndose cuando se movía la línea.

La espera, y su decisión de comer la cena de Acción de Gracias a principios de la semana, valió la pena, ya que encontraron la oferta de laptops que estaban buscando.

Otros, sin embargo, se marcharon con las manos vacías.

Katrina López, de 31 años, esperó fuera de Toys R Us en Burbank durante dos horas, decidida a comprar los Fingerling s, unos juguetes robóticos que se unen al dedo.

Entre los obsequios más populares de la temporada navideña, los Fingerling estaban agotados en las otras tiendas y sitios web que revisó.

Así que la mujer de Valley Village pasó la última semana llamando a varias ubicaciones de Toys R Us a las 9 a.m. todos los días para preguntar sobre el juguete. Le dijeron que el minorista de Burbank los tendría el jueves.

Minutos antes de que se abriera la tienda, sin embargo, un empleado de ventas se fue y dijo que no venderían los Fingerling hasta el domingo, provocando murmullos de protesta entre la multitud.

"Estoy muy enojada en este momento", dijo.

López planea volver a estar en línea a las 8 a.m. el domingo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°