La policía de Sacramento reveló el video de un polémico encuentro entre oficiales y una mujer embarazada

La policía de Sacramento reveló el video de un polémico encuentro entre oficiales y una mujer embarazada

La policía de Sacramento dio a conocer el jueves imágenes de las cámaras corporales de un polémico encuentro que tuvo lugar el mes pasado, en el cual un oficial tomó el brazo de una mujer embarazada, quien momentos después cayó al suelo.

El departamento divulgó una declaración donde explicó que los oficiales habían decidido publicar el dramático -y por momentos profano- video, que aparece dividido en cuatro partes en YouTube, porque están consagrados a la transparencia.

El 9 de julio pasado, un lector de placas de la policía detectó un vehículo robado, según el comunicado, y los agentes pronto hallaron el coche y detuvieron a su conductora. Pero entonces la policía comenzó a buscar a un sospechoso de género masculino, quienes según ellos tenía una orden judicial pendiente y había sido visto por última vez en un complejo de apartamentos en el norte de Sacramento.

Los oficiales eventualmente fueron al complejo y, sentado en el exterior de éste, descubrieron a un hombre que coincidía con la descripción del sospechoso. La policía detalló que el sujeto entonces corrió hacia el interior y cerró la puerta con llave.

En el primer clip, el oficial que lleva la cámara corporal se dirige hacia el departamento y grita: “¡Manos! ¡Déjame ver tus manos, ponlas arriba!”. Luego grita nuevamente, empleando un insulto, mientras le dice a alguien que levante las manos.

El video está demasiado oscuro como para ver a quién se dirige el oficial, pero momentos después la cámara captura una imagen de una mujer embarazada, de pie en la puerta.

El periódico Sacramento Bee identificó a la mujer como Zityrua Abraham, y afirmó que, después del incidente, ésta contó a los reporteros que la policía la había arrojado al suelo. Mientras la mujer grita: “¡Mis niños están en la casa; esperen un momento, mi hijo vive aquí!”, un oficial responde también a gritos: “¡Oye, muévete, muévete!”.

Un segundo después, el oficial la tira de su brazo derecho y la aleja de la puerta. El oficial con la cámara corporal se vuelve hacia la puerta, y no se ve cuando la mujer cae al suelo. Segundos después, a través de su reflejo en la ventana se observa cómo ella se levanta de la hierba. “Pareciera”, escribió la policía en un comunicado, “que su impulso la llevó desde la acera pavimentada hasta la superficie irregular de hierba. Allí perdió el equilibrio y cayó al suelo”.

Momentos después de que la mujer se pusiera de pie nuevamente, un oficial saca su arma y otro golpea la puerta. Ella grita: “¿Por qué hacen esto en mi casa?”, mientras les suplica que su hijo de un año de edad está adentro. “¡Es un bebé!”.

Poco después, la mujer dice: “Me empujaron hacia abajo; estoy embarazada y mi hijo está en casa. Voy a necesitar los números de identificación de todos”.

En el segundo clip, le dice a un oficial que su estómago “se está tensando”, y éste le pregunta si necesita atención médica. “Sí”, responde ella, “la necesito”. El oficial dice que llamará una ambulancia.

En el tercer clip, el mismo oficial explica a la mujer que habían recibido una versión de que alguien que lucía como el hombre que estaba frente a su departamento había robado un auto. El sospechoso, relata el oficial, tenía una orden judicial pendiente “y un pasado realmente violento”. El Bee identificó al hombre como el novio de la madre de la embarazada.

En el último tramo del video, un oficial permite que el hombre salga de la patrulla y le quita las esposas. Otro policía entonces le explica que detuvieron por error, porque su aspecto coincidía con la descripción de un sospechoso.

Dos días más tarde, informó la policía, la mujer presentó una queja ante la división de asuntos internos del departamento. La investigación está en curso, pero funcionarios señalaron en un comunicado que ninguno de los oficiales involucrados fue puesto en licencia.

El retraso en dar a conocer el video, afirmó la policía, tuvo por objeto proteger la integridad de la investigación, que según ellos ya había progresado lo suficiente el jueves pasado como para no comprometer los resultados al publicar los clips.

El jefe de la Policía de Sacramento, Daniel Hahn, quien tomó juramento en su cargo la semana pasada, decidió dar a conocer el material en un acto que el departamento describió como “un esfuerzo continuo por mejorar nuestra transparencia organizacional”.

Traducción: Valeria Agis

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
85°