El viento es el culpable de la terrible temporada de incendios de este año

El viento es el culpable de la terrible temporada de incendios de este año

Cuando el meteorólogo del Servicio Forestal, Tom Rolinski escuchó que un incendio forestal había estallado la noche del lunes en el condado de Ventura, sabía que iba a ser un problema.

El incendio de Thomas comenzó en un conocido corredor eólico durante el primer día de vientos secos de Santa Ana que, que se espera que azoten el sur de California durante casi una semana. Además, han pasado ocho meses desde la  última vez que llovió en la región.

"Los incendios se extenderán muy rápidamente en estas condiciones y básicamente serán incontrolables", dijo Rolinski.

El incendio fue el más reciente de una serie de incendios forestales que han sido devastadores durante todo el 2017. Todos ellos tienen algo en común: vientos tan fuertes que rápidamente convierten la zona en un verdadero infierno.

Más que la sequía o el calor, los vientos pueden determinar si California se quema o no.

Los devastadores incendios forestales del norte de California estallaron en una noche en que los vientos del Diablo se extendieron a lo largo y ancho de ocho condados, arrojando brasas en Santa Rosa y finalmente cobrando 44 vidas.

El sur de California logró escapar de los grandes incendios forestales durante los últimos años de la gran sequía del estado, porque los vientos de Santa Ana no tuvieron gran fuerza.

Pero este año es diferente. Los meteorólogos de los incendios predijeron una cantidad superior a la media de días de vientos de Santa Ana en otoño e invierno.

En octubre, hubo 14 días de vientos de Santa Ana, más del doble de lo normal, cuando estalló el incendio del Cañón 2 en el condado de Orange, el cual quemó docenas de edificios. Diciembre típicamente tiene 10 días de vientos Santa Ana. Para el final de la semana, la región ya habrá sido sentido seis de ellos.

Se espera que el peligro de incendio sea mayor el jueves, cuando el índice de amenaza de incendios se encuentra en su nivel máximo desde el condado de Ventura hasta la frontera con México.

Los habitantes del sur de California necesitan estar preparados, dijo Rolinski, quien ayudó a desarrollar el índice de amenaza: deben planear una ruta de escape; saber dónde están los miembros de la familia; asegurarse de que los teléfonos celulares estén cargados.

"Hemos visto esto una y otra vez. Cuando ese [mapa en línea] se ilumine y recibamos un incendio en un área proclive al viento, será muy difícil controlarlo".

De hecho, los bomberos ni siquiera lo intentan. Se concentran en defender estructuras y personas.

Es demasiado peligroso volar aviones con químicos retardantes o que dejan caer el agua con vientos fuertes.

Aunque los bomberos suelen decir que los incendios forestales son más difíciles de combatir en matorrales densos que no se han quemado en décadas, los incendios provocados por el viento ignoran los límites de viejos incendios.

Los investigadores que estudiaron los grandes incendios de 2007 en el sur de California encontraron que afectaron más de 50,000 acres que se habían quemado apenas cuatro años antes durante la infernal temporada de incendios de 2003 en la región.

En cuanto a por qué esta temporada de Santa Ana está aumentando después de varios años de calma, Rolinski dice que la respuesta está en las temperaturas de la superficie del mar en el Océano Pacífico ecuatorial. En los últimos seis meses, esa parte del mar se ha enfriado, lo que influye en los patrones climáticos propicios para los vientos de Santa Ana.

Las temperaturas más frías del mar pueden causar sistemas de alta presión que empujan las tormentas hacia el norte y luego hacia la Gran Cuenca al este de California.

El aire en el interior de mayor elevación es más frío que en la costa, creando un gradiente de presión que atrae masas de aire hacia el oeste. A medida que vuelan cuesta abajo hacia las áreas costeras, aumentan su velocidad, se secan y, a veces, se calientan.

Los actuales vientos de  Santa Ana es estan en función de la cordillera de alta presión que está sobre California, dijo el científico atmosférico Scott Capps, director de Atmospheric Data Solutions.

El hecho de que los vientos comenzaran en el condado de Ventura y estén bajando hacia el sur es típico, agregó.

La fuerza del viento puede variar dramáticamente dependiendo de la topografía local. El martes por la mañana, una estación meteorológica en las montañas de Santa Ana en el condado de Orange, cerca de la casa de Capps, registró ráfagas de 80 mph.

En cuanto a si el cambio climático disminuirá o fortalecerán los vientos de  Santa Ana al afectar los gradientes de temperatura entre las regiones interiores y costeras, hay investigaciones contradictorias, y no hay una respuesta definitiva.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
52°