8,400 estructuras quedaron destruidas por los incendios del norte de California

8,400 estructuras quedaron destruidas por los incendios del norte de California

Los incendios forestales en los países vitivinícolas destruyeron al menos 8.400 viviendas y otros edificios, dijeron las autoridades el lunes, un aumento significativo en la pérdida de propiedades ya de por sí asombrosa.

Los bomberos continuaron los esfuerzos para controlar los incendios y los rescatistas buscaban más víctimas. La cifra de muertos hasta el lunes se mantuvo en 42, lo que hace que la serie de incendios sea la más mortífera en la historia de California. La estimación de pérdidas de estructura saltó de 7.700 reportados durante el fin de semana, a 8.400

Las autoridades dijeron que 5.000 bomberos permanecen en las líneas de fuego, combatiendo 10 incendios diferentes en el norte de California.

Alrededor de 100.000 personas fueron desplazadas por los incendios, y algunos evacuados se preguntan si podrán permanecer en la región a largo plazo.

A medida que las llamas se desvanecen, el condado productor de vino lucha contra las cicatrices emocionales de los devastadores  incendios.

Sentada en una cama dentro de un centro de evacuación, Imelda Flores no tenía nada más que hacer que pensar. Su hogar en Santa Rosa se había salvado del un incendio forestal masivo, pero la enfermera que cuidaba de su hijo no tuvo tanta suerte.

"No sé si seré capaz de encontrar otra enfermera ahora", dijo. "No tengo a nadie que pueda entender su situación".

Su hijo de 12 años, James López, nació con un pulmón mal, un sistema inmune débil y requiere una máquina para bombear alimentos al estómago; si se hace incorrectamente, podría provocar una infección. Debido a sus problemas de salud, su hijo necesita una enfermera a su lado en la escuela.

Flores miró a James en la cama al lado de ella. Una máscara azul se extendía entre ellos.

"Puede que necesite ir a la escuela para alimentarlo personalmente", dijo. "Puedo convertirme en su enfermera".

"Tenemos la oportunidad de seguir adelante", dijo Flores. "No perdimos nuestro hogar y me veo obligado a ayudar a otros".

Madre e hijo se han estado quedando en el Grace Pavilion en el recinto ferial del condado de Sonoma durante dos semanas. Para ella, los primeros tres días en el refugio fueron los más difíciles.

"La gente se despertaba gritando, algunos estaban llorando, y algunas personas irrumpían aquí, buscando desesperadamente parientes", dijo. "Fue simplemente difícil y triste".

Pero en medio del caos, dijo, los voluntarios de la Cruz Roja  ayudaron a aliviar sus preocupaciones al proporcionarles ropa y otros artículos esenciales. Dijo que el médico y las enfermeras de López del Centro Médico UC San Francisco vinieron a ver al niño.

Aunque el refugio ahora está prácticamente vacío, Flores dijo que decidió quedarse más tiempo porque el humo persistente de los fuegos podría poner en peligro la salud de su hijo.

"Es propenso a enfermarse", dijo. "Un resfriado puede convertirse en neumonía".

A pesar de que las cosas van mejorando, dijo  que siente que no puede bajar la guardia.

"Todavía tendrá que usar una máscara unos días más", dijo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
62°