Última hora

L.A. experimentó una gran caída en los homicidios este verano, llegando a niveles observados en 1966

L.A. experimentó una gran caída en los homicidios este verano, llegando a niveles observados en 1966

Hace dos años, en un agosto particularmente brutal -el más mortífero que la ciudad había visto en años- alarmó a la policía de Los Ángeles.

Con la esperanza de frenar el derramamiento de sangre, los altos mandos del Departamento de Policía de Los Ángeles reestructuraron sus estrategias de lucha contra el crimen. Enviaron oficiales adicionales a los barrios más afectados, buscando armas y enfocándose en la violencia de pandillas.

Este verano, esos cambios finalmente arrojaron resultados, dijo el jefe Charlie Beck el martes.

Los Ángeles vio un total de 59 homicidios en junio, julio y agosto, dijo Beck - muy inferior al número de homicidios típicos para ese período de tres meses. Aparte de 2014, cuando la ciudad también registró 59 homicidios, fue el menor número de asesinatos en un solo verano desde 1966.

En los últimos años, la tasa de homicidios de verano de la ciudad fue muy elevada, especialmente en los años 70 o 80, según una revisión de datos de LAPD. Hace una década, hubo 116 homicidios durante el verano. El año pasado, había 82.

Beck dijo a los reporteros que 59 homicidios son "demasiados". Pero, agregó, "es un logro bastante significativo para esta ciudad tener un verano que sea tan seguro".

La caída de los asesinatos fue una buena noticia para el LAPD, que ha tratado de mejorar su imagen, deteriorada por los números del crimen que comenzaron a subir repentinamente en 2014.

Aunque el departamento trabajó firmemente para invertir la tendencia - sobre todo mediante la adición de más oficiales a la división metropolitana de élite y la creación de un comando para responder más rápidamente a la violencia en el sur de Los Ángeles - los números se movían lentamente.

Este año, la delincuencia grave en general subió aproximadamente 1,2% en comparación con el mismo período del año pasado. Pero la ciudad ha visto una marcada mejora en la violencia mortal, dijo Beck.

El jefe señaló dos áreas prioritarias para el LAPD: el número de homicidios y el número de gente involucrada en tiroteos. Los homicidios cayeron un 9% en lo que va de este año en comparación con esta época en 2016, dijo. Las víctimas de los disparos también se redujeron en alrededor del 7%.

La violencia del verano en 2015 fue alimentado en gran parte por la las pandillas del Sur de L.A., donde 50 personas fueron asesinadas, en las últimas dos semanas de agosto solamente. Oficiales de LAPD se reunieron con trabajadores de intervención de pandillas, funcionarios electos, clero y miembros de la comunidad, para pedir ayuda.

Esas relaciones han dado resultado y han contribuido a la disminución de la violencia que se observa allí hoy, dijo el jefe adjunto Phil Tingirides, quien dirige la Oficina del Sur de LAPD. Él atribuyó el trabajo de la comunidad, especialmente de aquellos que han intervenido cuando la actividad de las pandillas amenazaba con estallar.

Eso, dijo, junto con la participación de oficiales de la división Metroy el uso del centro de comando del LAPD, han ayudado a reducir la violencia desde hace dos veranos.

Muchos de los homicidios recientes han estado relacionados con disputas domésticas o personas que se conocían entre sí - "no los típicos homicidios relacionados con pandillas que vimos durante ese período de 15 días de 2015", dijo.

El cambio es evidente en la División de la Calle 77d el LAPD, que típicamente ve algunos de los más altos números de asesinatos y tiroteos. Los números de homicidios hasta ahora no se han movido sustancialmente, pero la cantidad de personas abatidas ha caído significativamente en comparación con el mismo período en 2016. Desde el 2 de septiembre, 134 personas habían sido víctimas de un disparo, 20 menos que en 2016 y unas 50 menos que el año anterior .

Beck se apresuró a incluir el trabajo de intervención de pandillas y un número creciente de equipos de respuesta a la violencia doméstica para ayudar a reducir la violencia. Pero, reconoció, "la policía tiene mucho que ver con ello".

El jefe, sin embargo, advirtió a la Comisión de Policía de la ciudad después de compartir los números el martes, diciendo que este verano "será difícil de replicar".

Un recordatorio de eso vino más adelante en el día, cuando un tiroteo en la manzana 9800 de la calle del sur de San Pedro dejó una persona muerta.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
76°