Instalan cámaras de seguridad en los prototipos del muro fronterizo, se desconoce el costo

Greg Moran
Contact ReporterSan Diego Union-Tribune

Unas semanas antes de que comenzara la construcción de ocho prototipos para el muro fronterizo del presidente Donald Trump, funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) ordenaron un sistema de video vigilancia para ayudar a las autoridades a proteger el proyecto en Otay Mesa, de acuerdo con un documento federal recientemente publicado.

El sistema de video vigilancia remota avanzó sin una licitación competitiva, agregada a un contrato existente mantenido por General Dynamics.

El costo del sistema se desconoce. En un documento publicado en un sitio web del gobierno federal el 16 de noviembre, dos meses después de que se tomara la decisión de usarlo, se suprimió el costo.

Fue aprobado en un proceso sin licitación, porque la agencia decidió que tenía que instalar el sistema inmediatamente, justo antes de que la construcción comenzara el 26 de septiembre. El proceso de licitación normal tomaría semanas, según el aviso.

El informe es el último ejemplo de qué tan preocupadas están las autoridades federales acerca de posibles problemas de seguridad en el sitio de construcción de los prototipos, cuyo costo es de 20 millones de dólares. El proyecto del muro fronterizo es la pieza central de la seguridad fronteriza y la campaña de inmigración de la administración de Trump.

El documento hace varias referencias al "entorno de amenaza" que rodea al proyecto y dice que es "necesario implementar tecnología de vigilancia en el sitio de construcción, para proporcionar conciencia situacional relacionada con las amenazas contra el sitio y contra los contratistas que construyen los muros prototipo en nombre de la CBP".

Durante el mes que duró la construcción, no hubo una sola protesta o incidente.

El documento ejemplifica las últimas precauciones de seguridad tomadas por las autoridades federales y locales. Antes de que comenzara la construcción, el Departamento de Seguridad Nacional emitió un memorando a las agencias locales advirtiendo potenciales protestas violentas.

La policía de San Diego y el Departamento del Sheriff del condado bloquearon las calles que conducen al sitio, prohibieron el estacionamiento sobre otras avenidas durante un mes y patrullaron constantemente el área. El condado gastó 111 mil dólares en una valla temporal de malla para proteger la propiedad privada y bloquear el acceso directo al sitio.

El contrato para el sistema de vigilancia indica que permanecerá en el lugar por ocho meses. Después de eso, se desplegará hacia otro sector de la Patrulla Fronteriza en Texas.

Moran escribe para el U-T.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
72°