Estudiantes demandan al Distrito Escolar Unificado de Compton

Estudiantes con pasados violentos y traumáticos demandaron el lunes al Distrito Escolar Unificado de Compton

Estudiantes con pasados violentos y traumáticos demandaron el lunes al Distrito Escolar Unificado de Compton argumentando que ante la ley son discapacitados y que el distrito no ha cubierto sus necesidades educativas.

La demanda, la cual se cree es la primera en su tipo en el país, asevera que bajo lineamientos federales de educación y de la Ley para Estadounidenses con Discapacidades, el distrito debería establecer servicio de salud mental especial y otros para ayudar a estudiantes con "trauma complejo".

Ello incluiría métodos utilizados por otros distritos, como el de San Francisco, que incluyen capacitación especial para maestros y personal; enseñar a niños "herramientas para hacer frente a su ansiedad y emociones"; y estrategias de disciplina "reconstituyente" que no dependan de suspensiones o expulsiones a los estudiantes, según la querella.

El trauma "se origina a partir de causas como exposición a violencia y pérdida, alteraciones familiares relacionadas a deportación, encarcelamiento y/o el sistema de adopción temporal, racismo sistémico y discriminación, y el estrés extremo de carecer de la atención de necesidades básicas, como no saber de dónde provendrá la siguiente comida o dónde se dormirá esa noche", dice la demanda.

Estudios han mostrado que tal trauma puede afectar el desarrollo cerebral y psicología del niño, y tales niños tienen perores resultados en la escuela, mayor ausentismo y peores índices de graduación, agrega el documento.

El distrito escolar de Compton tiene un total de casi 26.000 estudiantes en 40 escuelas. La ciudad ubicada al sur del centro de Los Ángeles tiene problemas de violencia y pobreza, y en ella se registraron 25 homicidios y cientos de otros delitos violentos en los últimos 12 meses, según la demanda.

La querella fue presentada en representación de tres maestros y cinco estudiantes adolescentes que habían sido transferidos o expulsados de escuelas por problemas disciplinarios.

Entre ellos está un estudiante de 17 años de primer grado de la Escuela Secundaria Domínguez, quien sufrió abuso físico y sexual por parte de novios de su madre, adicta a drogas, y quien después de quedarse sin vivienda durmió en el techo de la escuela durante dos meses este año, indica la demanda.

"En ningún momento los administradores proporcionaron ninguna ayuda o servicio. En lugar de eso, fue suspendido", añade la querella.

El estudiante, identificado sólo como Peter P., quien vio cómo era asesinado a balazos su mejor amigo en la escuela de educación media, dijo que ha visto a más de 20 personas ser baleadas, y fue apuñalado el año pasado cuando trató de ayudar a una amiga que era atacada con un cuchillo por un familiar, dice la demanda.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
44°