Qué están haciendo los maestros de San Bernardino para ayudar a sus alumnos a afrontar la situación

Qué están haciendo los maestros de San Bernardino para ayudar a sus alumnos a afrontar la situación

Al llegar a la escuela la mañana del jueves, los maestros de San Bernardino recibieron un correo electrónico de la sede del distrito - una hoja de consejos para guiar las conversaciones que seguramente tendrían con sus alumnos un día después de que 14 personas murieron y 21 resultaron heridas en un tiroteo masivo en su ciudad.

Las indicaciones animaban a los profesores a apegarse a los hechos, a tranquilizar a los estudiantes reafirmándoles que están seguros en la escuela y que el distrito escolar y la policía estudiantil están comprometidos a mantenerlos seguros. El correo electrónico también incluía el asesoramiento de la Asociación Nacional de Psicólogos Escolares recomendándoles hablar con los niños acerca de la violencia.

El distrito cuenta con un equipo de crisis para apoyar a los estudiantes y el personal en algunas escuelas y en la sede del mismo, dijo Laura Strachan, directora de programas alternativos para el Distrito Escolar Unificado de la ciudad de San Bernardino.

El equipo de crisis está capacitado para hacer frente a situaciones como ésta, y acompaña y observa a la policía escolar durante sus entrenamientos de tiro.

"Hemos tenido otros eventos donde habría, digamos, familia de un estudiante involucrada en un tiroteo donde desplegamos (el equipo de crisis)", dijo Strachan. "Pero nada de esta magnitud".

¿La manera en que los maestros y consejeros hablen con los estudiantes dependerá de la edad y proximidad al ataque; independientemente si estaban cerca o no del Centro Regional, sin embargo, el pasar por un cierre parcial dentro de la escuela - como todas las escuelas de San Bernardino estuvieron el miércoles - puede avivar el miedo de los estudiantes.

La Frank Dominguez Elementary School, por ejemplo, está ubicada cerca a los ataques y al sitio donde los sospechosos Syed Farook y Tashfeen Malik murieron en un tiroteo con la policía. Los miembros del equipo de crisis del distrito, que consta de consejeros y psicólogos, fueron enviados allí, dijo Strachan.

Asimilarán la información de manera distinta según la edad de los estudiantes, dijo Strachan. Se recomendó a maestros y consejeros proporcionar información básica a los estudiantes más jóvenes, de segundo o tercer grado, a menos que surgieran preguntas específicas. A los estudiantes de secundaria quienes probablemente ya tienen acceso a más detalles gráficos, el enfoque es proporcionarles los hechos y asegurarse que la información que tienen es exacta

"Debemos decir la verdad", dijo Strachan. "Nosotros nos apegamos a los hechos. No damos detalles que no se pidieron. "Los profesores no deben compartir sus opiniones o experiencias personales”, dijo.

En San Gorgonio High School, a unas de cinco millas del Centro Regional, el pasado jueves, al profesor de matemáticas Patrick Kahler sus alumnos le hicieron preguntas y mencionaron los rumores, los cuales él corrigió o confirmó.

Kahler fue maestro en el sur de Los Ángeles durante los disturbios de Rodney King y el terremoto de Northridge. Ahí fue donde aprendió a mantener la calma durante la tragedia, para asegurarse de dar a sus alumnos la información que solicitaban sobre las noticias y la estructura que necesitaban en la escuela, dijo.

El miércoles, se enteró del tiroteo durante el almuerzo. En ese momento sus estudiantes tomaban el quinto período de , era alrededor del mediodía, sabían lo que estaba pasando - el almuerzo había consistido en seguir las noticias en sus teléfonos, dijo Kahler.

"Fue entonces cuando desactivé el estatus de crisis", dijo Kahler.

Puso las noticias en la radio para que los estudiantes pudieran escuchar y revisaba periódicamente la CNN. Permitió a los estudiantes sacar sus teléfonos para que se comunicaran con los padres.

"Les dije: 'Llamen a sus padres, asegúrense de que están bien’”.

Durante el sexto período de receso, todo el distrito continuó con las salidas de las escuelas cerradas. Kahler se mantuvo al tanto de las últimas noticias, pero también trató de infundir un poco de normalidad dentro de la clase con una lección sobre triángulos congruentes.

El trauma de un tiroteo masivo puede profundizarse si un estudiante ha experimentado otro trauma que les hace sentirse inseguros, dijo Strachan. Los estudiantes de San Gorgonio están acostumbrados a las tragedias personales, dijo Kahler- quien ha visto tiroteos en el parque al otro lado de la calle, apuñalamientos en el campus y pérdidas en la comunidad.

"Ellos ven la violencia, ellos saben de la violencia, rara vez encuentras a un niño caminando solo a casa", dijo Kahler.

Los padres deben prestar atención a la conducta de sus hijos, a responder a sus preguntas y asegurarles que están seguros, dijo Strachan.

"Nuestro objetivo principal es tranquilizar a los estudiantes haciéndoles saber que están a salvo", dijo Strachan. "Que nos hacemos cargo de su seguridad".

Encuente a Sonali Kohli en Twitter @Sonali_Kohli.

Traducción: Diana Cervantes

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
69°