Este año las escuelas magnet del LAUSD aceptaron a menos de la mitad de sus aspirantes

Este año las escuelas magneto del LAUSD aceptaron a menos de la mitad de sus aspirantes

Las escuelas Magnet del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD, por sus siglas en inglés) aceptaron poco menos de la mitad de los estudiantes que solicitaron su ingreso para el año escolar 2016-2017.

El distrito recibió cerca de 44,000 solicitudes para asistir a escuelas magneto, centros educativos temáticos y abiertos para todos los estudiantes, sin importar dónde vivan. Las magnet están entre las únicas escuelas del distrito que proporcionan transporte, porque fueron creadas para ayudar a desegregación del distrito.

Estos números se conocen mientras desde el LAUSD intentan mantener a los estudiantes en escuelas públicas tradicionales y así tapar la disminución en el número de inscripciones. El alto interés en las magnet demuestra que ese tipo de escuela puede ser una forma de atraer a los estudiantes, señaló el miembro del consejo escolar Richard Vladovic. Muchos alumnos han abandonado las escuelas públicas tradicionales del distrito y se han inscrito en charter independientes, las cuales poseen financiación pública pero pueden ser administradas de forma privada.

El distrito pierde estudiantes que están en lista de espera para ingresar a escuelas charter o a otros distritos, señaló Vladovic. “Estoy absolutamente convencido que muchos estudiantes se están fugando del LAUSD”, agregó, en una junta del comité de presupuesto realizada el pasado martes.

Actualmente, cerca de 101,000 estudiantes asisten a escuelas charter independientes en el LAUSD, y cerca de 542,400 a escuelas tradicionales y charter afiliadas al distrito. Defensores y filántropos de este tipo de instituciones buscan que, en los próximos ocho años, la mitad de los estudiantes del LAUSD estén registrados en escuelas charter.

En el caso de las escuelas magnet, debido a que la demanda es mucho más alta que el número de plazas disponibles, los estudiantes son admitidos a través de un intrincado sistema de lotería. Los alumnos pueden ganar puntos por cada año que intentan ingresar y son rechazados, y también obtienen puntos si ya asisten a otra escuela magnet. Por ejemplo, aquellos que intentan ingresar a una escuela secundaria de tipo magnet, obtienen puntos si realizaron su primaria en una institución del mismo estilo. Las escuelas con mayor demanda obtienen miles de solicitudes cada año.

No todos los padres que solicitan quieren que sus hijos asistan al siguiente año; algunos repiten el proceso cada año con la esperanza de conseguir un lugar en la lista de espera, lo cual les permite sumar puntos a favor para cuando se inscriban en la escuela que realmente desean.

Las escuelas reciben fondos base por cada alumno. Por ello, la pérdida de los estudiantes que se inscriben en escuelas independientes significa también una pérdida de miles de dólares por alumno.

La expansión de las escuelas magnet podría ser una manera de mantener a los estudiantes en las escuelas del LAUSD, tal como expresó Vladovic. Los estudiantes en las listas de espera en las escuelas magnet son “los más vulnerables a abandonar el distrito”, porque buscan opciones distintas a las que ofrece la comunidad en la que viven, señaló Vladovic en una entrevista después de la reunión de presupuesto.

El distrito no proporcionó de inmediato datos sobre el número de estudiantes que son rechazados en escuelas magnet y que al año siguiente asisten al LAUSD; tampoco acerca de cuántos abandonan el distrito. El Times presentó una solicitud de registros públicos para obtener dicha información.

Las escuelas magneto que comparten sus campus con escuelas comunitarias pueden aprovechar las aulas adicionales para reducir gradualmente sus listas de espera, afirmó Vladovic. “Esto no va a incrementar la matrícula”, expresó, “pero detendrá la merma”.

El distrito amplía las escuelas magneto donde encuentra espacio y donde halla demanda, informó Keith Abrahams, jefe de servicios de integración de estudiantes. Hay 146 escuelas magneto que comparten campus, y 52 que cuentan con uno propio.

Algunas de las magneto más populares, sin embargo, no tienen espacio para expandirse. “Cada año tratamos de abrir tantos lugares como sea posible”, dijo Abrahams. “Nuestras escuelas magnet son más completas y tienen un exceso de solicitudes”.

Este otoño se abrirán 16 nuevos programas magneto, con 5,800 vacantes, y 14 escuelas se expandirán con la incorporación de entre uno y tres maestros cada una, añadiendo así 515 lugares.

Recientemente, Academy for Enriched Sciences se trasladó a su propio espacio en Encino, luego de compartir campus con otra escuela primaria en Woodland Hills, según relató Amy Petry, coordinadora de esta escuela magneto. Además, para 2016-17, esta institución que se abrió en 2010 añadirá dos clases de kínder. “La razón por la cual nos expandimos es porque los padres lo solicitaron”, señaló Petry. Ellos fueron los que impulsaron esta decisión”.

Encuentre a Sonali Kohli en Sonali.Kohli@latimes.com, o en Twitter, @Sonali_Kohli.

Traducción: Diana Cervantes.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°