Cómo construir una escuela en tres semanas

Cómo construir una escuela en tres semanas

El jueves por la mañana, la entrada de enfrente de Northridge Middle School estaba tranquila - el asfalto aún estaba mojado por la lluvia, y no había nadie frente al auditorio principal o en la entrada de la escuela, un edificio de color beige con detalles en verde.

En el extremo sur del campus la historia era diferente.

Alrededor de 75 trabajadores de mantenimiento y operaciones trabajaban en una área que solía ser un espacio de asfalto abierto. En uniforme informal de pantalones vaqueros, sudaderas negras y chalecos amarillos, estaban haciendo una nueva escuela en el patio trasero de una vieja escuela. Era un trabajo de seis meses, pero ellos tenían tres semanas para realizarlo.

“Es una especie de modelo de personas que trabajan juntos por un propósito y enemergencias en otras partes del país”, dijo Scott Schmerelson, miembro de la junta del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles de la zona.

Tal vez re - crear una escuela es una mejor palabra que “hacer”.

Una fuga de gas masiva cerca de su escuela ha causado que cerca de 1,100 estudiantes sean reubicados de Porter Ranch Community School a Northridge Middle Porter Ranch, a ocho millas de su escuela de origen. Y se espera que entre 730 y 750 estudiantes de Castlebay Lane Elementary en Porter Ranch sean mudados a Sunny Brae Elementary en Winnetka.

Hay 35 edificios portátiles nuevos color café, a los que el distrito llama bungalows - 32 aulas destinadas para los estudiantes de Porter Ranch desde jardín de infantes a quinto grado, además de dos baños y un bungalow destinado a oficina, tiene su propia entrada y área de descenso.

Robert Doyon es el superintendente de construcción del distrito escolar en este proyecto de reubicación. Doyon ha estado en Northridge o Sunny Brae desde las 5:00 am hasta las 7:30 pm todos los días desde el 18 de diciembre, excepto Navidad.

Angelita Khazei directora de la zona norte de instalaciones regionales, también ha estado en los sitios todos los días. La hija de Khazei estuvo de visita de Nueva York para las fiestas, pero no pudo pasar el día de Año Nuevo con su mamá.

Doyon y Khazei a menudo se reúnen en lo que ellos llaman la sala de guerra, un salón de clases de ciencias en Northridge localizado al oriente y que ahora está cubierto de planos con la muestra de cómo deben verse los sitios, pizarras blancas cubiertas con líneas multicolores marcando los plazos de lo que debe suceder en las dos escuelas y dos cajas de donas en la parte posterior.

La mañana del jueves, los empleados fueron distribuidos a través del sitio, cada uno con una tarea: uno con el montacargas cargando el cerco de malla, otros limpiaban las puertas abiertas y visibles desde el exterior a través de las ventanas que habían limpiado en los bungalows.

Afuera de los salones de los niños mayores, alrededor de las 10:30 am, los pintores dibujaban contornos de color azul, tratando de hacer líneas precisas lo más rápidamente posible por si regresaba la lluvia. Más temprano habían usado antorchas de propano para secar el suelo rápidamente después de días de lluvia. Alrededor de las 11:30 horas, las líneas estaban cubiertas de pintura blanca secándose en lo que se había convertido en un día soleado.

Las aulas para los estudiantes más jóvenes se han recreado, en la medida posible, lo más parecidas a los salones a los que asistían, hasta en los números de salón.

“Queremos que se sientan como en casa, o tan cerca de casa como pueda conseguirles”, dijo Doyon.

Un hombre vestido con chaleco de seguridad sale del aula 13, una clase de segundo grado, cargando dos escaleras. Dentro del salón, cada escritorio fue trasladado y colocado en la misma posición que estaba en la vieja escuela; los nombres de los estudiantes aún estaban pegados en los escritorios.

El desembalaje no se había terminado, sin embargo, había un estante azul apilado con aros de hula y bolsas de malla rellenas de pelotas de baloncesto, balones de balompié, balones de fútbol, en realidad, todas las pelotas con las que los niños de primaria pudieran jugar, además de una señal advirtiendo a las personas de no tocar los materiales de educación física.

Los estudiantes de secundaria estarán más integrados con el resto de la escuela - ocuparán 12 aulas previamente desocupadas en el campus principal. Uno de ellos pertenecerá a Rosie Van Zyl, profesora de ciencias de séptimo y octavo grado en Porter Ranch.

Van Zyl está acostumbrada a un laboratorio de vanguardia, con pisos relucientes, lavabos revistiendo las paredes, líneas de gas y una unidad de almacenamiento de productos químicos. El jueves, alrededor de las 10:45 am, ella entró a su nueva aula en Northridge; es más pequeña y no tiene ninguno de esos servicios.

"Siento como si me fuera a quedar sin material", dijo Van Zyl, de pie entre las cajas que ella y sus estudiantes empacaron el último día de clases. “Vamos a hacer que funcione”.

Cuatro empleados del distrito ayudaron a encontrar la forma de ajustar todas las mesas y sillas - las mismas que se ajustan cómodamente a 42 estudiantes en su antiguo salón de clases - en la formación que se necesita para trabajar en grupo en una habitación más pequeña.

Los estudiantes regresan el martes a clases y tener nuevas aulas implica frustraciones en las primeras semanas, dijo Van Zyl, como el perder tiempo de clase para enseñar a los estudiantes donde van las cosas y alcanzar los artículos que no están donde solían estar.

Al frente del salón de clase, la mañana del jueves, Van Zyl quitó la cinta adhesiva de una caja, luego la abrió, se regresó a la mesa que estaba detrás de ella y se asomó a una tercera caja.

“No sé por dónde empezar”, dijo, rodeada de cartón.

Con el número de cajas disminuyendo lentamente, Van Zyl se relajó en su nuevo salón, se quitó la chaqueta blanca voluminosa para seguir desempacando cajas y encontró una maceta de barro entre las cosas.

“Mi planta sobrevivió”, dijo ella sonriendo, mientras sostenía la olla de barro en sus manos. Conservó la planta que todos los maestros de Porter Ranch recibieron cuando la escuela abrió sus puertas hace tres años.

Los reporteros Joy Resmovits y Howard Blume contibuyeron a este reporte.

Encuentre a Sonali Kohli en Twitter @Sonali_Kohli o por correo electrónico Sonali.Kohli@latimes.com

Traducción: Diana Cervantes

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
69°