Aprueban presupuesto de $7,600 millones para el LAUSD

Aprueban presupuesto de $7,600 millones para el LAUSD

La Junta de Educación de Los Ángeles aprobó su presupuesto por $7,600 millones, incluyendo un gasto considerablemente mayor para el año siguiente, aunque quedan dudas sobre cuánto de ese dinero será destinado a los estudiantes que más lo necesitan.

Aunque el presupuesto añade $700 millones extra, los funcionarios anunciaron que no hay que esperar beneficios arrolladores dentro de los salones de clase.

El distrito también está haciendo frente a una cuota más alta al fondo de pensiones del estado para los jubilados, un aumento de los costos de salud y el saldo de dos años de aumento del 10% en sueldos para maestros y otros empleados.

Una fracción del nuevo dinero se usará para contratar un maestro más para las clases optativas en cada una de las escuelas preparatorias, y a un docente más en cada una de las 55 escuelas primarias con necesidades especialmente imperiosas. Alrededor de $10 millones se destinarán al nuevo programa de disciplina del distrito -en comparación con los $7 millones destinados a este año-. La llamada justicia restaurativa tiene como objetivo reducir suspensiones y expulsiones.

Se incrementaran fondos para la educación artística, contribuciones especiales a las escuelas magneto y un programa para proporcionar instrucción académica en dos idiomas.

"Está bien que algunos de nuestros asociados vean lo que hemos hecho y tengan preguntas", afirmó Mónica García, miembro de la Junta, antes de asegurar que "no hay duda" que el distrito está logrando progresos. Pero, agregó, “aún hay más trabajo por hacer”.

A pesar de contar con un presupuesto más amplio, la Junta ha aprobado 32 despidos y 17  "separaciones" (para el personal que no es de planta permanente) y la reducción de horas de trabajo para 55 empleados del distrito. Entre los afectados hay asistentes educativos, coordinadores para padres y asistentes de orientación vocacional, aunque muchos de ellos podrían ser recontratados durante el verano, según cómo las escuelas decidan utilizar su dinero discrecional.

La votación llega en un momento de incertidumbre financiera, mientras defensores y funcionarios del estado discuten con el segundo sistema más grande de la nación acerca de sus prioridades de gasto.

Bajo la fórmula estatal de financiación, la mayoría de los nuevos dólares deberían emplearse para ayudar a los estudiantes de bajos recursos, a los aprendices de inglés y a aquellos en el sistema de cuidado de crianza (foster care).

Los abogados que han demandado al distrito y lo acusan de violar la ley estatal señalan que el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD, por sus siglas en inglés) está gastando menos dinero en estos estudiantes que otros sistemas escolares.

Los funcionarios estatales inicialmente apoyaron fuertemente a los defensores, pero no está claro cuánto están dispuestos a presionar al sistema escolar para que rediseñe su presupuesto.

La superintendente de las escuelas de Los Ángeles, Michelle King, prometió desafiar al estado ante la corte si es necesario. La directora de finanzas, Megan Reilly, advirtió la semana pasada que seguir las instrucciones del estado requeriría un aumento drástico en el tamaño de las clases y una reducción de personal de hasta 2,000 empleados.

El distrito obtiene financiamiento del estado por cada estudiante. Pero algunos programas, tales como servicios de alimentación y educación especial, cuestan más de lo que se recibe. En esos casos, el distrito debe buscar en otras partes para recibir fondos.

El distrito sostiene que puede utilizar parte del nuevo dinero proveniente del estado para llenar la brecha en los fondos para los servicios a los alumnos con discapacidad, siempre y cuando éstos se encuentren entre los estudiantes a quienes el estado busca darle ayuda adicional.

Los defensores que demandan al distrito no están de acuerdo con esta medida, que podría poner en juego casi $450 millones al año.

El presidente del sindicato de maestros elogió las prioridades señaladas por el presupuesto, que incluye dinero para los recientes cambios al contrato de maestros, tales como más docentes para las escuelas primarias. "Estamos contentos de que nuestro contrato, el cual se centra en las escuelas con mayor necesidad y más alta prioridad, sea parte de un... enfoque de equidad en este presupuesto", aseguró Alex Caputo-Pearl, presidente de United Teachers Los Angeles.

Algunos padres en la reunión de la Junta Escolar, sin embargo, se mostraron menos satisfechos. Debería haber más transparencia en cuanto al funcionamiento de los programas, y los padres deberían tener más voz en cómo los directores utilizan el dinero discrecional, afirmó Juan Jose Mangandi, presidente del Comité Consultor de Aprendices de Inglés, quien tiene un hijo de 6 años en el sistema escolar.

Las matriculas del distrito han disminuido en la última década debido a la cambiante demografía y al aumento de inscriptos en las escuelas independientes, una tendencia que el distrito intenta revertir. El LAUSD anticipa una baja en el número de inscripciones en las escuelas del distrito de 13,728 para el año escolar 2016-17, y un aumento en la inscripción en las escuelas charter (o independientes) de 5,984.

Este año, la matrícula total del distrito, incluyendo las escuelas charter, es de alrededor de 650,000 alumnos.

Steve Zimmer, presidente de la Junta Escolar, elogió a King, quien asumió el cargo en enero pasado, por su primer presupuesto a nivel distrito, pero pidió que "todas las manos trabajen" para mejorar la financiación y el gasto, y para aumentar la cantidad de inscriptos, lo cual traería más dinero a las arcas distritales. "Necesitamos una estrategia global alrededor de las muy obvias cuestiones con las que batallamos en esta mesa todos los días", señaló Zimmer.

Otra variable en las finanzas del distrito es el financiamiento que el LAUSD y otros sistemas escolares reciben de la Proposición 30, una medida de la boleta electoral de 2012 que aumentó los impuestos para financiar la educación y otras necesidades. Esa medida expira a finales de 2018. Si los votantes en todo el estado no aprueban una extensión, entonces el LAUSD y otros sistemas escolares se enfrentarán una crisis financiera, expuso Zimmer.
 
sonali.kohli@latimes.com

howard.blume@latimes.com

Traducción: Diana Cervantes.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
102°