Pese a sus grandes problemas, Palestina lucha por salir adelante

Palestina presentó la primera Estrategia Nacional de Exportación.

Palestina presentó hoy la primera Estrategia Nacional de Exportación, un plan de cinco años que busca integrar la economía local en el mercado internacional, al tiempo que promueve el desarrollo económico y social de la región.

La iniciativa fue lanzada oficialmente en Ramala por el primer ministro palestino, Rami Hamdala, junto al presidente del Centro de Comercio Palestino PalTrade, Ibrahim Barham, y es fruto de una triple coalición que reúne al sector público, el privado y donantes.

Además, ha contado con el apoyo técnico del Centro de Comercio Internacional (CCI) de la ONU y financiero de la Unión Europea (UE).

Hamdala dijo que la nueva estrategia "es una herramienta clave para movilizar las exportaciones" y subrayó que con su implementación los palestinos esperan un crecimiento del 67 por ciento, con una tasa anual del 13 por ciento en cinco años.

Enumeró los sectores que se verán beneficiados por este impulso a las exportaciones: el procesado de la carne, calzado y cuero, frutas, vegetales y hierbas, mobiliario, tecnología de la información y la comunicación (TIC), aceite de oliva, piedra y mármol, textiles y turismo.

Entre los objetivos de la estrategia figuran la reducción de la dependencia del mercado israelí como principal receptor de exportaciones palestinas y la creación de puestos de trabajo.

"Llevará a una mejora del acceso palestino a los materiales de construcción, reducirá el déficit de comercio y la dependencia del mercado israelí como principal destino de nuestras exportaciones", apuntó el jefe del Gobierno palestino, que remarcó su beneficioso impacto en la reducción de la pobreza mediante la creación de empleo.

Barham, a la cabeza de la agencia palestina de exportaciones, apuntó que se pretende conseguir "un desarrollo sostenible de las exportaciones como piedra angular de una economía independiente".

Incidió en que "apoyarlo requiere una economía nacional completa capaz de hacer frente a los intentos israelíes de subyugar nuestra economía y así reducir nuestra dependencia del exterior".

En la actualidad Palestina sufre de un déficit comercial que le obliga a importar gran parte de los bienes de consumo, además de tener como principales compradores de sus exportaciones a Israel y países de una región marcada por la inestabilidad política.

Para cambiar estas dinámicas, cerca de 150 actores (empresas públicas, sector privado y donantes) están implicados en esta estrategia supervisada por un comité de exportaciones público-privado que ya ha sido creado.

"Buscan exportar más, exportar mejor y exportar a más países", resume a Efe la directora del CCI, la española Arancha González.

La idea es "fijar una serie de metas en el campo del comercio, desde mejorar la capacidad productiva de las pequeñas y medianas empresas hasta cómo conectarlas con los mercados", continúa González, quien estima que, de ponerse inmediatamente en práctica, el plan podría aumentar las exportaciones de Palestina del orden de 700.000 millones de dólares en el próximo lustro.

Sin embargo, su implementación afronta, entre otros retos, el acceso a la financiación, el correcto desarrollo de un tejido empresarial y productivo interno o trabas burocráticas dentro y fuera de las fronteras de Palestina bajo control de Israel, que impide el acceso a los recursos dentro de la conocida como Área C, que abarca más del 60 por ciento de los territorios ocupados.

"No podemos tener una estrategia de exportación palestina aislada de los serios retos políticos que existen", argumentó a Efe el representante de la UE en la zona, John Gatt-Rutter.

Precisó que varios estados comunitarios trabajan con las autoridades israelíes para levantar y aliviar las restricciones "porque, sin esto, la economía palestina tiene muy pocas oportunidades de desarrollo".

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
81°