En Cuba no espere encontrar Wi-Fi ni cajeros automáticos

Hay que prescindir de comodidades como cajeros automáticos, Wi-Fi, aire acondicionado y papel higiénico.

Agencias de viajes y revistas de lujo están alentando a los turistas a que viajen a Cuba antes de que cambie. Pero quienes quieran ir y ver a bailarines de salsa en la calle o a los carros de los 50, deben estar dispuestos a prescindir de la comodidad que implican los cajeros automáticos, las tarjetas de crédito, el acceso al Wi-Fi, el aire acondicionado, los cinturones de seguridad e, incluso, el papel higiénico.

Tenga en cuenta estos ocho consejos a la hora de viajar a Cuba.

___

SI NECESITA ALGO, TRAIGALO

Olvidé traer mi cepillo de dientes a La Habana. Me tomó tres días encontrar uno

Me hospedé en una "casa particular", el hogar de una familia cubana que reservé en el sitio de internet Airbnb. Aunque los vendedores ambulantes te ofrecen camisetas del Che Guevara y frutas tropicales, no vas a encontrar protector solar o curitas. Los hoteles de lujo te pueden vender algunas cosas en sus tiendas pero en La Habana no hay muchas tiendas que digamos. Incluso sitios como Harris Brothers, un mercado en las calles Monserrate y O'Reilly, no tiene mucha variedad de artículos de consumo aunque se puedan adquirir suvenires o comprar café.

Los baños públicos no están mal pero me alegré por haber traído un rollito de papel higiénico en mi bolsa.

___

ACOSO COMERCIAL EN LA HABANA

"Buenas vacaciones, señora".

Así me saludaban alegremente los habitantes de la isla cuando pasaba al lado de edificios derruidos o calles llenas de escombros en muchos sectores de La Habana Vieja. Claro, tuve que haber llamado la atención: soy rubia, alta y tenía un mapa entre manos. Pero las conversaciones con extraños excesivamente amigables degeneraron, a menudo, en peticiones. Muchos querían venderme cigarros o cambiar mis dólares. ¿Podía darles dinero para comprar algo de tomar o para sus hijos?

En La Habana es raro que ocurran crímenes violentos. Y, de hecho, nunca me sentí amenazada. Sólo acosada.

___

LA LÓGICA A VECES NO FUNCIONA EN LA HABANA

Por la hora de mi viaje a Estados Unidos estuve en el aeropuerto de La Habana a las 5:30 de la mañana y con toda la documentación lista. Lástima que el aeropuerto no abría sus puertas sino hasta las 7 am.

También fui a la famosa fábrica de tabacos H. Upmann para una visita guiada pero me enviaron a otro lugar a comprar el boleto. Allí me dijeron que no había tour "para hoy", pero que me podían vender un boleto "para mañana".

Y así fue. En La Habana la lógica de otros países no siempre funciona.

___

DINERO

¿Eres lo suficientemente viejo como para tener que acordarte de llevar tu tarjeta de crédito, débito y tu celular a un viaje? Bueno, viajar a Cuba es como remontarse a esas épocas cuando esas preocupaciones no existían. Hay que llevar dinero en efectivo para cambiarlo por pesos. Y no gastes mucho pues sólo hay un puñado de cajeros automáticos y las tarjetas bancarias de Estados Unidos no son aceptadas.

En teoría, un dólar estadounidense cuesta un peso cubano pero el gobierno cobra 13% por la transacción por lo que terminas obteniendo 87 centavos por cada dólar. Los cubanos te pueden ofrecer 90 centavos por dólar; pero ten cuidado en quien confías.

Yo tengo una tarjeta MasterCard, otra Visa y una American Express, pero no pude usar ninguna ahora en mi viaje en mayo. Incluso cuando las reglas cambien, o si sus tarjetas no son de Estados Unidos, las tiendas rara vez aceptan el dinero plástico.

___

WiFi

La falta de acceso a la internet hace que resulte muy difícil planear los viajes en Cuba hasta el último detalle. Te lleva varios días confirmar las reservas y los arreglos que hayas hecho porque la mayoría de los cubanos no pueden consultar su correo electrónico desde casa. Y las reservas en línea son realmente exóticas.

Si necesitas meterte a Internet en La Habana, los hoteles te venden tarjetas de Wi-Fi que puedes usar en el lobby. Cuestan entre cuatro o cinco dólares y te duran 30 minutos. Pero incluso con las tarjetas el Wi-Fi no puede funcionar aún si compras la tarjeta.

Es esencial llevar un mapa pues los taxis carecen de GPS y no se puede 'googlear' una dirección sobre la marcha.

___

LOS CARROS DE LOS 50

El ver pasar a los coches antiguos de la década de los 50 suena muy pintoresco... hasta que te subes a uno y te das cuenta de que no tienen cinturón de seguridad, ni aire acondicionado, que las ventanas están rotas, que el motor eructa humo y las puertas se abren de repente cuando el vehículo está en marcha.

No todos los coches viejos provienen de Estados Unidos. Un conductor de veintitantos años me dijo que heredó su coche, un Moskvitch ruso en 1981 de parte su abuelo, que lo recibió como reconocimiento por ser un buen empleado.

Los taxis oficiales, de propiedad del gobierno cubano, parecían estar en mejores condiciones que los automóviles privados, pero a los turistas les cobran de más rutinariamente. Supuestamente existen medidores en los taxis pero nunca vi uno.

___

COMIDA Y BEBIDA

Las cafeterías del gobierno abiertas en lugares públicos, como en los museos, son terribles. Vayan a los "paladares", que son restaurantes privados. Si quiere ir a los mejores necesitará reservar. Los precios son moderados, pero no son baratos. La comida es buena, no excepcional. El mejor es O'Reilly 304 (el nombre del restaurante coincide con la dirección del lugar). Ofrece comida ligera y de moda (ceviche, langosta y pasta), y el Ajiaco Café en Cojimar (Calle 92, número 267), cuyo propietario ofrece lo que él considera lo mejor de la cocina cubana.

Para ir a lo seguro pida un sándwich típico de queso, jamón y carne de cerdo. El café con leche es excelente en todas partes, como lo es la fruta tropical.

Si lo que quiere es beber, recuerde el consejo de Ernest Hemingway: "mi mojito en La Bodeguita, mi daiquiri en El Floridita". La frase escrita a mano, supuestamente garabateada por el propio Hemingway, está enmarcada en La Bodeguita del Medio, un restaurante y bar atestado de turistas. El Floridita es mejor: tiene buen aire acondicionado, daiquiris helados y un busto de Hemingway que es perfecto para tomarse selfies.

El bar al aire libre del Hotel Nacional es precioso, está sobre un césped que tiene vista al mar. Pida una Cuba Libre (ron y cola, no Coca-Cola) o una cerveza Cristal. Y luego dele un vistazo a la galería de fotos de personajes famosos, que incluye a mafiosos y estrellas de Hollywood.

___

SITIOS TURÍSTICOS

Las mejores atracciones turísticas de La Habana incluyen un paseo por el Malecón, La Habana Vieja, la propiedad de Hemingway en Finca Vigía y el Museo de la Revolución, donde se burlan de Ronald Reagan y de las presidencias de los Bush. El Museo Nacional de Bellas Artes tiene una impresionante colección que va desde retratos coloniales al arte pop del siglo XX.

El espectáculo del Tropicana está en muchas de las listas top de La Habana. Si gastar casi cien dólares para ver bailarinas flacas en vestidos de lentejuelas y enormes adornos sobre la cabeza le parece divertido, no deje de ir. De lo contrario, trate de ver la escena musical de La Habana en la Casa de la Música.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
50°