Al parecer asesino serial de Japón seleccionaba a sus víctimas a través de Twitter

Al parecer asesino serial de Japón seleccionaba a sus víctimas a través de Twitter

Después de que Aiko Tamura, una residente de Tokio de 23 años, publicara en Twitter su deseo de suicidarse, su hermano comenzó a buscar desesperadamente pistas sobre su paradero luego de su desaparición el 21 de octubre.

Sus esfuerzos desencadenaron una redada policial que descubrió una escena espeluznante en un estudio en el centro de Japón: nueve cabezas degolladas, junto con aproximadamente 240 huesos humanos empaquetados en cajas llenas de arena para gatos en un aparente intento de ocultar el hedor.

A medida que las autoridades continúan su investigación -se han identificado los restos de Tamura y otras ocho víctimas-, muchos en Japón se están preguntando qué papel jugaron las redes sociales para llegar hasta las víctimas y si pueden, sin querer, fomentar pensamientos destructivos o suicidas.

El 30 de octubre, la policía japonesa arrestó a Takahiro Shiraishi, de 27 años, de la ciudad de Zama, en la prefectura de Kanagawa. Él enfrenta una acusación de deshacerse de los cadáveres, pero se esperan mucho más cargos.

"Este es un caso donde las víctimas fueron manipuladas", dijo el secretario de gabinete de Japón, Yoshihide Suga, en una conferencia de prensa el viernes. "Las tácticas utilizadas fueron extremadamente viles".

Suga dijo que se ha lanzado un comité multidisciplinario para proponer planes de prevención y evitar una repetición del caso Zama. El grupo revisará cómo lidiar con los mensajes suicidas en Internet y cómo brindar un mejor apoyo a los jóvenes con problemas. Su objetivo es tener una conclusión para fin de año.

Poner regulaciones en Twitter no es lo único, pero es "probable que se considere", dijo Suga. Twitter no devolvió las solicitudes de comentarios el viernes sobre sus comentarios.

Junto con Tamura, se descubrieron los restos de otras siete mujeres, dijeron las autoridades. Una víctima era un hombre El mayor tenía 26 años, el más joven de 15. La policía calculó que dos de las víctimas habían sido desmembradas una o dos semanas antes del arresto de Shiraishi. El resto había estado muerto durante semanas o meses.

El caso continúa desarrollándose cuando Twitter, con sede en San Francisco, anunció nuevas pautas globales en relación con los mensajes sobre el comportamiento autodestructivo. El 3 de noviembre, la empresa dio a conocer reglas que dicen que los usuarios de Twitter "no pueden promover ni fomentar el suicidio o las autolesiones ".

"No reescribimos la sección sobre suicidio y autolesiones debido a este caso, pero nos gustaría evitar que vuelva a ocurrir", dijo Kaori Saito, una portavoz de Twitter en Japón, días antes de los comentarios de Suga en la conferencia de prensa del viernes. "Estamos agregando más palabras a las reglas sobre [mensajes suicidas] y aclarando qué está bien y qué no está bien" en Twitter.

Los medios japoneses, citando fuentes policiales, dicen que Shiraishi se acercó a la mayoría de las víctimas usando Twitter. Shiraishi, quien según las autoridades se refirió a sí mismo como un experto en suicidios por ahorcamiento, les dijo a sus víctimas que los ayudaría con sus suicidios, incluso que moriría con ellos, según los informes.

Una cuenta de Twitter vinculada a él, @hangingpro, transmitió el mensaje: "Me gustaría ayudar a los que realmente están sufriendo. Siéntete libre de DM".

Según los informes de los medios, Shiraishi, que  solía trabajar en el distrito rojo de Tokio como explorador de mujeres para trabajar como prostitutas, se mudó al departamento de Zama el 22 de agosto.

A una semana más o menos de mudarse, Shiraishi mató a su primera víctima, según estimaciones de la policía. Las autoridades dicen que él atacó a sus víctimas después de ofrecerles alcohol o tranquilizantes, y agregó que muchos de los restos fueron arrojados a la basura. Los vecinos notaron fuertes olores procedentes del área de la basura y de la habitación de Shiraishi durante dos meses, dijo la policía.

Bandas de plástico, cuerdas, una sierra, un hacha y cuchillos de cocina han sido recuperados por investigadores del departamento de Shiraishi. Varias tarjetas bancarias, tarjetas médicas, tarjetas de tren y bolsas de pertenencias de las víctimas y restos humanos también han sido recuperados de la escena, de acuerdo con los registros policiales.

Los investigadores identificaron los restos encontrados, y concluyeron a través del ADN que pertenecían a Tamura. Los informes de los medios locales dicen que tres de las víctimas femeninas eran estudiantes de secundaria y una asistía a la universidad. Según los informes, el único hombre asesinado era el novio de una joven de 20 años.

Los críticos han señalado cómo Twitter, que es utilizado más que Facebook o Instagram por adolescentes japoneses y personas de 20 o más, según datos del gobierno japonés, podría ser mal utilizado en un país con altas tasas de suicidio. Twitter tiene 45 millones de usuarios mensuales en Japón, uno de los países con mayor número de usuarios de Twitter fuera de EE. UU.

La mayoría de los usuarios de Twitter en Japón son jóvenes, y la aplicación es popular porque permite el anonimato, un lugar seguro en un país donde hablar abiertamente sobre sus pensamientos puede ser un tabú cultural, dijo Masakatu Morii, profesor de información.

Esta red social ha sido una alternativa para que los jóvenes que piensan suicidarse lleguen a otros, dijo Yasuyuki Deguchi, profesor de psicología criminal en la Universidad Futura de Tokio. En la mayoría de los casos, las personas con pensamientos suicidas probablemente solo querían hablar con alguien y no morir realmente, dijo.

Para evitar otros casos como el de Zama, los representantes de las organizaciones de prevención del suicidio dicen que se deben tomar medidas para evitar que los depredadores se aprovechen de los jóvenes con problemas.  Podría ser conveniente prohibir que menores de 18 años usen las redes sociales como Twitter, de la misma manera que no están legalmente autorizados a fumar o beber alcohol, dijo Masashi Yasukawa, presidente de National Web Consulting Assn., Una asociación sin fines de lucro que capacita a los consejeros juveniles.

Los estudiantes de secundaria y preparatoria no tienen suficiente experiencia de vida y confían demasiado en los extraños en las redes sociales, dijo Yasukawa. Los jóvenes japoneses se sienten cómodos comunicándose a través de textos, dijo Jiro Ito, representante de OVA, una organización sin fines de lucro con sede en Tokio. Las líneas telefónicas han estado disponibles desde hace tiempo, pero dado el nivel de comodidad que los jóvenes tienen con los mensajes de texto y Twitter, tal vez los programas de asesoramiento e intervención basados en textos deberían estar disponibles, dijo.

 En cuanto a la cuenta de Twitter @hangingpro, ha sido suspendida.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
71°