Vecinos de Buenos Aires viajan a Paraguay a ver al papa

Lo conocieron como el cura humilde que lavaba sus pies y acompañaba la imagen de la Virgen de Caacupé

Lo conocieron como el cura humilde que lavaba sus pies el Jueves Santo y acompañaba la imagen de la Virgen de Caacupé en la procesión por las calles de tierra de la paupérrima barriada de Buenos Aires. Ahora viajarán más de un día para ver de cerca al papa de los pobres.

Cerca de 200 habitantes de la Villa 21, en el sur de la capital argentina, iniciaron el miércoles un largo viaje en autobús rumbo a Paraguay para poder ver de ceca a Francisco, quien hace años les dejó un recuerdo indeleble de su apostolado.

Los 180 vecinos de la villa, de nacionalidad argentina y paraguaya, partieron en tres buses que llegarán el jueves por la tarde a la localidad de Caacupé, a 50 kilómetros de Asunción, donde el pontífice celebrará el sábado una misa campal.

El viaje fue organizado por el padre Lorenzo de Vedia a quien en la barriada, una de las más poblados de Buenos Aires y con una fuerte presencia de inmigrantes de Paraguay, todo llaman cariñosamente "Toto".

"Hay jóvenes y adultos, familias... es como que nos visita también a nosotros, ya que esta es la villa de los paraguayos y de ahí que la parroquia (del lugar) se llame Virgen de Caacupé, que es la patrona de Paraguay", dijo "Toto".

El sacerdote recordó que como arzobispo de Buenos Aires y cardenal de Argentina Jorge Bergoglio "estuvo siempre en contacto con nosotros", por lo que "hay muchos nervios y mucha alegría".

"El papa es alguien muy querido, para los vecinos de la villa es uno más porque compartimos comuniones, confirmaciones, bautismos. Está en las fotos de muchos vecinos", agregó.

La hermana Laura, de la Congregación de las Hermanas de Santa Marta - que tiene a su cargo una guardería en el barrio- afirmó que "lo que el papa está haciendo en Italia... siempre lo hizo acá como sacerdote, obispo y cardenal, siempre".

Paraguay es la última parada de una gira sudamericana que el pontífice inició el domingo en Ecuador y que también incluye a Bolivia.

En noviembre de 2012, pocos meses antes de ser elegido papa, Bergoglio dio una entrevista a una radioemisora de la Villa 21 en la que repasó su infancia y relató cómo se originó su vocación sacerdotal. "Los momentos más lindos como cura son los que pasé con la gente", dijo entonces, al destacar la necesidad de cercanía con los pobres.

El país natal del papa Francisco no fue incluido en su gira por Sudamérica. Según el Vaticano, el pontífice no quiso influir en la elección presidencial de octubre con su visita. Meses atrás, Francisco se quejó públicamente de que se había sentido "usado" por los políticos argentinos que se toman fotografía junto a él en Roma.

Pero lo que Francisco dice y hace tiene impacto en Argentina, un país mayoritariamente católico y donde la Iglesia ejerce gran influencia.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
63°