Takata reconoce defecto en sus airbags, revisará más de 33 millones de autos

Takata ha reconocido los problemas y ha aceptado efectuar la mayor revisión de la historia del automóvil.

Bajo la presión de las autoridades de seguridad de Estados Unidos, Takata Corp. acordó declarar defectuosas 33,8 millones de bolsas de aire, una medida que duplicará el número de autos y camiones incluidos en lo que es el mayor llamado a reparación de la industria automotriz en la historia de Estados Unidos.

La sustancia química que infla las bolsas de aire puede explotar con demasiada fuerza, haciendo que estalle un inflador de metal y así lance esquirlas al compartimento de pasajeros. Los infladores defectuosos son responsables de seis muertes y más de 100 heridos en diversos países.

El acuerdo agrega más de 18 millones de bolsas de aire a los llamados a reparación existentes, y cubre tanto el lado del conductor como el del pasajero. El retiro de las bolsas de aire del lado de pasajero, previamente limitado a estados con alta humedad en la costa del Golfo de México, ahora se extendió a todo el país y añade 10,2 millones vehículos. Un retiro nacional de bolsas de aire del lado del piloto se extendió para incluir 7,9 millones de vehículos adicionales.

"Sabemos que los propietarios se preocupan por su seguridad y la seguridad de sus familias", dijo Mark Rosekind, encargado de la Administración Nacional de Seguridad en Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés), al anunciar el acuerdo. "Es probablemente el retiro por seguridad del consumidor más complejo en la historia de Estados Unidos".

Los reguladores en materia de seguridad discutieron con Takata durante el último año sobre el tamaño del retiro y la causa del problema. En general, el productor de las bolsas de aire se negó a declarar los infladores defectuosos e incluso puso en duda la autoridad de la agencia para ordenar el retiro.

Takata y 11 fabricantes de autos que utilizan sus bolsas de aire, incluyendo Honda Motor Co. y Toyota Motor Corp., tendrán que investigar qué vehículos están cubiertos con la extensión del retiro. La NHTSA dijo que podría aumentar el número de bolsas de aire dañadas.

Antes del martes, los fabricantes de autos habían llamado a reparación 36 millones de vehículos a nivel mundial debido al problema.

Hasta hoy, el llamado a reparación más grande en la historia de Estados Unidos era el de 1980, cuando Ford Motor Co. tuvo que reparar 21 millones de autos y camiones con transmisiones automáticos que podían cambiarse a reversa.

Rosekind dijo que la agencia y la industria automotriz siguen intentando determinar con precisión lo que causa que exploten los infladores de Takata, pero que era necesario tomar medidas de inmediato.

Las bolsas de aire de Takata utilizan nitrato de amonio para inflarse en un choque. Pero dicha sustancia, que puede utilizarse para hacer bombas, es volátil. Hasta ahora, las pruebas han encontrado que la humedad en el ambiente puede colarse a los infladores y causar que el nitrato de amonio arda más caliente de lo que debería, dijo Rosekind.

El 20 de febrero, la NHTSA comenzó a multar a Takata con 14.000 dólares diarios por no cooperar del todo en la investigación. Esa multa se acumuló a más de 1,2 millones de dólares antes de suspenderse el martes gracias a la cooperación de Takata, dijeron funcionarios de la dependencia. Aún son posibles otras sanciones civiles, dijeron.

Aun así, es probable que pasen meses o más para que Takata y otras compañías manufacturen todos los infladores de reemplazo necesarios. Los infladores serán distribuidos primero en autos más viejos y áreas muy húmedas, en donde la gente tiene mayor riesgo, dijo la agencia. La ampliación del retiro le costará a Takata millones de dólares.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
72°