Papa Francisco llega a Paraguay procedente de Bolivia

El pontífice se despidió de Bolivia poco después de visitar a los reos de la prisión más violenta del país

El papa Francisco arribó a Paraguay procedente de Bolivia, en el último tramo de su gira por Sudamérica.

El pontífice aterrizó en el aeropuerto Silvio Pettirosi de Paraguay, un país donde el 90% de la población profesa la fe católica y un alto porcentaje vive en la pobreza.

A pesar del cielo amenazante de lluvia, miles de personas se congregaron en la terminal aérea para recibir al primer papa latinoamericano, y la ciudad de Asunción, una capital que tiene avenidas con nombres como Santísima Trinidad y Santísimo Sacramento, lucía miles pabellones de Paraguay y el Vaticano y carteles de bienvenida.

Durante su visita que se prolongará durante tres días, el papa se entrevistará con el presidente Horacio Cartes y tendrá encuentros con autoridades nacionales y eclesiásticas, así como con representantes diplomáticos y organizaciones sociales.

El pontífice se despidió el viernes de Bolivia poco después de visitar a los reos de la prisión más violenta del país, a quienes pidió no caer en la desesperación y mantener la esperanza, aunque reconoció los problemas que deben enfrentar.

En una visita al penal de Palmasola, en las afueras de la ciudad de Santa Cruz, el pontífice llamó a los internos a evitar los enfrentamientos entre ellos y a las autoridades carcelarias a no humillar a los reos y tratarlos con dignidad.

"El que está ante ustedes es un hombre perdonado, un hombre que fue y es salvado de sus muchos pecados. Yo también tengo mis errores y debo hacer penitencia. No tengo más para darles y ofrecerles que Jesucristo", dijo Francisco en la última jornada en Bolivia antes de partir hacia Paraguay como parte de su gira por Sudamérica que comenzó el domingo en Ecuador.

Sus palabras arrancaron aplausos entre los más de 4.000 presos, sus hijos y familiares que se dieron cita en un pabellón abierto de esa cárcel, la más superpoblada del país.

A todos ellos les dijo que cuando los apóstoles Pedro y Pablo estuvieron presos, la oración les salvo de caer en la desesperación.

"El sufrimiento y la privación pueden volver nuestro corazón egoísta y dar lugar a enfrentamientos, pero también tenemos la capacidad de convertirlo en ocasión de auténtica fraternidad. Ayúdense entre ustedes", les pidió.

Francisco se tomó tiempo, saludó a todos los presos y besó a los niños. Muchas familias lloraron de emoción por las palabras de esperanza del pontífice, aunque no faltaron dos niñas que jugaban indiferentes a unos pasos de donde Francisco escuchaba los testimonios de tres presos.

Poco a poco comenzaron a pasar algunos presos para decir algunas palabras.

Ana Lía Parada le pidió entre lágrimas que interceda por ellos para dar a conocer la violación de sus derechos, "la sordera de las autoridades y la justicia que se ensaña contra los más pobres" y pidió una amnistía para las presas enfermas y ancianas. "No sólo pagamos nuestra culpas sino el abuso de poder", dijo.

Leonidas Martín Rodriguez de 43 años, hijo de una familia, dijo que fue testigo de un homicidio dentro del penal sin que ninguna autoridad hiciera algo. Añadió que la cárcel alimenta más la rabia y el rencor.

Andrés de Jesús Céspedes, condenado por homicidio hace tres años, dijo que los presos son víctimas del peor de los mundos. Preguntó que cómo era posible que los alimentaran desde el desayuno a la cena con menos de un dólar.

"Me extrañó ver tanta gente durmiendo como animales cuando llegué", dijo.

El penal de Palmasola alberga a más de 4.000 presos entre hombres y mujeres cuando su capacidad es para 800. En 2013 ocurrió la peor masacre con 36 muertes, entre ellos un menos de dos años, hijo de un reo durante una reyerta entre presos.

Según diversos estudios, más de un 80% de los presos en Bolivia no tienen sentencia.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
47°