Miles arrojan cartas con deseos a pozo de Santa Rosa de Lima

Associated Press

Miles de católicos aprovecharon el feriado del jueves en Perú para formar inmensas hileras y arrojar una carta con sus deseos a un pozo de un monasterio en Lima dedicado a la primera mujer canonizada en las Américas.

Esta tradición es una muestra del fervor de muchos ciudadanos por Santa Rosa de Lima, cuyo verdadero nombre fue Isabel Flores de Oliva y murió en 1617 durante la época en que Perú formaba parte del virreinato español.


Juan Panta, de 70 años, dijo a The Associated Press que en su carta pidió "vida y salud por unos 20 años más".

En el pozo de 19 metros de profundidad caen las miles de cartas escritas en papel blanco guardadas en sobres de bordes rojos. Para los fieles que no pueden ir a dejar sus deseos, el arzobispado de Lima ha creado un correo electrónico donde los devotos escriben sus pedidos que luego las monjas imprimen y arrojan en el lugar.


Santa Rosa, canonizada en 1671, ya era popular en vida y en la actualidad decenas de pueblos en la costa, los Andes y la Amazonía llevan su nombre. Tras morir a los 31 años varios de sus hagiógrafos describieron sus funerales como multitudinarios. Incluso las fuerzas de seguridad de la época tuvieron que apartar a los fieles que deseaban arrancar un trozo de ropa de la difunta para conservarlo como reliquia.

Santa Rosa de Lima también es patrona de los enfermos de tuberculosis, cuya prevalencia en Perú ocupa el segundo lugar en las Américas después de Haití, de acuerdo con un reporte de la Organización Panamericana de la Salud conocido en 2016.

Los ritos católicos por el fervor a Santa Rosa de Lima culminarán durante la tarde con una procesión que recorrerá varias calles del centro de la capital peruana.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group