Irán adopta línea dura en inspecciones y sanciones

El protocolo le da a la OIEA acceso ampliado a sitios nucleares declarados y no declarados

Irán adoptó una postura de línea dura en relación a dos de las demandas más grandes de potencias mundiales en un acuerdo nuclear final el jueves, al rechazar cualquier regla de inspección extraordinaria y amenazar con aumentar el enriquecimiento de material para hacer bombas si Estados Unidos y otros países reimponen sanciones después de que el acuerdo entre en vigor.

Al platicar con la prensa en Viena, un negociador iraní dijo que las reglas estándar de la agencia nuclear de la ONU relativas al acceso a información gubernamental, sitios de interés y científicos deberán garantizar que el programa de Irán sea exclusivamente para objetivos pacíficos. Cualquier cosa además de eso, dijo, sería injusta.

"Tenemos que ser realistas", dijo un funcionario iraní que informó a miembros de los medios bajo la condición de no ser citado por nombre. También cuestionó la legitimidad de los países que no aceptan la jurisdicción de la agencia del Organismo Internacional de la Energía Atómica al exigir que Irán sea sujeto a requerimientos más duros que cualquier otro país.

La referencia se refiere a Israel, estado que se presume, posee armamento nuclear.

Irán se comprometió a implementar el "protocolo adicional" de OIEA para inspecciones y monitoreo como parte de un acuerdo. El protocolo le da a la OIEA acceso ampliado a sitios nucleares declarados y no declarados, y a información delicada de más de 120 gobiernos que aceptan sus cláusulas.

Pero las reglas no garantizan que supervisores entren a cualquier sitio que quieran y no ofrecen indicación específica sobre sitios militares, un tema de particular interés para Irán, dadas las acusaciones del trabajo secreto en armas nucleares en su base Parchin cerca de Teherán.

Por ese motivo, funcionarios de Estados Unidos insisten de forma regular que las reglas de inspección en un acuerdo con Irán tendrán que ir más allá de aquellas propuestas por OIEA.

Incluso cuando el líder supremo de Irán, ayatolá Ali Jamenei, definitivamente rechazó tal acceso, funcionarios de Estados Unidos buscan diferenciar entre lo que los funcionarios iraníes dicen que es para consumo doméstico y lo que prometen en la sala de negociaciones.

El presidente Barack Obama dijo que Estados Unidos mantendría la habilidad de reinstaurar sanciones si Irán hace trampa.

Pero el funcionario iraní dijo que esa capacidad es de dos vías. Si Irán enfrenta la posibilidad de nuevas sanciones y Estados Unidos y las otras cinco potencias no cumplen sus compromisos, dijo el funcionario, tiene el "derecho de regresar a su programa en la forma en que lo desee".

Hay pocas señales de avance mientras las negociaciones entran el jueves al sexto día cuando los diplomáticos no cumplieron con el plazo del 30 de junio y dieron un plazo provisional de una semana. El trabajo avanza, aunque lentamente, dijeron funcionarios.

Todos los participantes tienen "la seria intención de concluir un acuerdo", opinó el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, durante su intervención en la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, con sede en Viena.

"Los últimos pasos son los más difíciles", dijo Steinmeier a la prensa.

Los negociadores se dieron un nuevo plazo del 7 de julio para llegar a un acuerdo.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
44°