Insurgentes atacan a militares egipcios en Sinaí, mueren 64

Los ataques muestran que la insurgencia en el área se ha vuelto más fuerte, y representa una grave amenaza

Decenas de insurgentes islamistas lanzaron ataques simultáneos el miércoles, que incluyeron autos bomba, contra puntos de control militares en el norte de la península del Sinaí, matando a por lo menos 64 soldados, dijeron funcionarios de seguridad y militares egipcios.

La sofisticada planeación y ejecución de los ataques muestran que la insurgencia en el área se ha vuelto más fuerte, y representa una grave amenaza a la seguridad de Egipto, mientras el gobierno respaldado por el ejército pasa apuros para restaurar la estabilidad luego de años de agitación desde el levantamiento de 2011.

El ataque del miércoles se produjo un día después de que el presidente egipcio Abdul Fatá el Sisi prometió intensificar la lucha contra los militantes islámicos y dos días después de que el procurador general fuera asesinado en la capital, El Cairo.

Las autoridades dijeron que unos 90 insurgentes murieron en enfrentamientos que comenzaron desde temprano y se extendieron a lo largo del día, en lo que ha sido la batalla más letal en el Sinaí desde la guerra árabe-israelí de 1973.

También el miércoles, un equipo de fuerzas especiales mató a nueve miembros de la Hermandad Musulmana, incluido un exintegrante del Parlamento, en un allanamiento a un departamento capitalino, dijeron funcionarios de seguridad. El equipo fue recibido a balazos cuando entraron a la vivienda y respondieron la agresión. Ningún miembro de las fuerzas de seguridad resultó herido, dijeron los funcionarios, quienes hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a informar a la prensa.

Funcionarios egipcios y prensa progubernamental han culpado a la Hermandad Musulmana de una serie de ataques recientes. La organización, que oficialmente es catalogada como un grupo terrorista, ha negado participación alguna en los ataques, muchos de los cuales han sido reivindicados por otros grupos, incluidos los militantes del Sinaí que perpetraron el ataque coordinado del miércoles, quienes son leales al grupo Estado Islámico.

Los ataques del Sinaí ponen de relieve la resistencia de los extremistas, que han combatido contra las fuerzas de seguridad en el norte del Sinaí por más de una década pero han intensificado su lucha desde el derrocamiento de Mohamed Morsi en 2013, aun cuando el ejército ha desplegado refuerzos, impuesto estrictos toques de queda y demolido casas y túneles a lo largo de la frontera con Gaza.

La filial del Estado Islámico se adjudicó los ataques del miércoles, y dijo que sus combatientes atacaron 15 posiciones del ejército y la policía, y que efectuaron tres ataques suicidas. La autenticidad de la afirmación no pudo ser verificada de inmediato, pero fue publicada en una página de Facebook asociada con el grupo.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
63°