Delicuentes no respetan ni a la iglesia

Delicuentes no respetan ni a la iglesia

El arzobispo de Río de Janeiro, el cardenal Orani João Tempesta, fue víctima de un atraco a mano armada la noche del domingo, por segunda vez en nueve meses, según informó la Iglesia católica brasileña.

Tempesta fue abordado por cuatro ladrones "fuertemente armados" cuando regresaba a casa en automóvil después de oficiar una misa en la parroquia Nuestra Señora de la Paz, en el barrio de Campo Grande, a las afueras de Río de Janeiro, según un comunicado del Arzobispado.

Los ladrones interceptaron a Tempesta cuando circulaba por el viaducto de Quintino, en la zona norte de Río, se llevaron el vehículo y robaron todas las pertenencias del cardenal y de los otros tres ocupantes, una pareja de amigos italianos y del conductor.

El conductor fue tomado como rehén en un primer momento y fue puesto en libertad algunos metros después y los ladrones huyeron con el automóvil y el botín.

Este es el segundo atraco que sufre Tempesta en poco más de nueve meses, pues el pasado septiembre también fue robado cuando circulaba en automóvil por Río de Janeiro.

En aquella ocasión, los ladrones reconocieron al religioso, se disculparon por el robo y pocos metros después tiraron por la ventanilla la mayoría de los bienes que habían robado, incluido un crucifijo del arzobispo.

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
60°