Cadena perpetua para taxista por muerte de soldado de EE.UU.

Británico sentenciado por bomba en Irak

Un ciudadano británico fue sentenciado el viernes a cadena perpetua por haber fabricado una bomba que mató a un soldado estadounidense en Irak en 2007.

Anis Abid Sardar, de 38 años, fue acusado de ensamblar bombas en Siria que fueron colocadas en las afueras de Bagdad ese año. Uno de los artefactos provocó la muerte del sargento Randy Johnson, de 34 años, del segundo regimiento de caballería de Stryker. Johnson, nativo de Washington DC, murió después de que su vehículo blindado activó una bomba el 27 de septiembre de 2007. Otros cuatro soldados resultaron heridos.

Fue arrestado años más tarde después que los investigadores del FBI encontraron sus huellas en algunos de los dispositivos explosivos. Los fiscales lo acusaron de ser un "hombre muy peligroso", pues trabajó con "intenciones asesinas en contra las fuerzas de la coalición".

Se cree que Sardar, un ex taxista de Londres, es la primera persona en ser condenada en un tribunal británico por luchar en las filas de la insurgencia iraquí.

Fue condenado el jueves de asesinato y asociación ilícita para cometer asesinato. Negó todos los cargos en su contra y dijo a la corte que se sumó a la insurgencia iraquí para proteger a sus compañeros musulmanes suníes de las milicias chiíes. Dijo que los soldados estadounidenses no eran sus objetivos.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
48°