A.Saudí rechaza su inclusión en "lista negra", pero evita otro choque con ONU

Arabia Saudí rechazó hoy su inclusión en una "lista negra" de la ONU por las bajas de menores causadas por la coalición que lidera en Yemen, pero evitó reabrir el choque del año pasado con la organización en torno a esa cuestión.

En aquella ocasión, Naciones Unidas decidió a última hora sacar a las fuerzas saudíes de ese listado por las fuertes presiones que recibió de parte de Riad, según reconoció el entonces secretario general, Ban Ki-moon.

Su sucesor, António Guterres, ha vuelto a situar a la coalición en esa "lista negra", pero parece haber evitado un nuevo enfrentamiento con una buena dosis de diplomacia y compromiso.

Así, este año la "lista negra" separa a quienes no han tomado medidas para tratar de mejorar la protección de los menores y a quienes sí lo han hecho.

La coalición saudí aparece entre las segundas, pues la ONU destaca que ha introducido cambios en sus reglas de enfrentamiento, ha creado un equipo encargado de revisar todos los incidentes con víctimas civiles y ha puesto en marcha una unidad de protección de menores en su cuartel general.

Naciones Unidas defiende que las modificaciones en su informe buscan reducir el sufrimiento de los niños a través de una cooperación con las partes implicadas para que tomen medidas.

Tras darse a conocer el documento, Arabia Saudí agradeció que la organización reconozca sus esfuerzos y, sobre todo, que haya trabajado con las partes durante la elaboración del texto.

Para el embajador saudí ante la ONU, Abdalá al Muallimi, el proceso ha tenido diferencias muy importantes con respecto al del año pasado, cuando su país fue muy crítico con Ban.

Aún así, Al Muallimi insistió en que Riad rechaza frontalmente su presencia en la "lista negra" y defendió que está respetando todas sus obligaciones internacionales y haciendo todo lo posible para proteger a los niños en el conflicto yemení.

"Rechazamos la información y cifras inexactas y engañosas incluidas en el informe", aseguró el diplomático.

La ONU responsabiliza a la coalición de haber matado o mutilado a al menos 683 niños en Yemen durante el año 2016, al que se refiere el informe.

Al Muallimi opinó que esas cifras son superiores a las reales, mientras que ocurre lo contrario con las del otro bando, los rebeldes hutíes y sus aliados, a quienes el informe responsabiliza de 414 menores muertos y heridos.

El representante saudí, sin embargo, dio a entender que su país no va a actuar para buscar cambios en el documento, a diferencia de lo que ocurrió el año pasado.

En un movimiento poco habitual, Al Muallimi había convocado entonces a los periodistas para anunciar que su Gobierno exigía que el texto se corrigiese "inmediatamente".

Apenas unas horas después, Ban anunció que había aceptado una propuesta para retirar temporalmente a la coalición del listado.

Posteriormente, y en un gesto aún menos común, el diplomático surcoreano admitió abiertamente haberlo hecho por las presiones recibidas.

Según varias fuentes, Arabia Saudí había amenazado con cortar su financiación a varios programas de la organización.

Pese a las diferencias con aquel episodio, la ONU no se ha librado en esta ocasión de críticas, pues organizaciones como Amnistía Internacional denunciaron hoy que ha vuelto a plegarse al poder de Riad al introducir cambios en el formato de la "lista negra".

"Cada vez que Naciones Unidas hace concesiones que permiten a los responsables de crímenes bajo la ley internacional evadir críticas o la justicia, anima a otros a cometer violaciones", señaló la ONG en un comunicado.

Además del caso de Yemen, el informe de la ONU analiza también los ataques contra los niños en muchos otros conflictos, desde Afganistán a la República Democrática del Congo, pasando por Iraq, Somalia o Siria.

Según el texto, en 2016 se verificaron en un total de veinte países más de 4.000 violaciones cometidas por fuerzas gubernamentales y más de 11.500 por parte de grupos armados no estatales.

Esas cifras incluyen, además de muertes y mutilaciones, reclutamiento de menores, abusos sexuales o secuestros.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
67°