Comisión de DDHH pide luchar contra la trata, "esclavitud del siglo XXI"

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México demandó a la sociedad y a las autoridades intensificar la lucha contra la trata, la "moderna esclavitud del siglo XXI".

En el marco del Día Internacional de la Abolición de la Esclavitud, la CNDH aseguró que "la trata de personas constituye el tercer negocio ilícito más lucrativo, solo superado por el tráfico de drogas y de armas", pues cada año genera alrededor de 32.000 millones de dólares.

En un comunicado, el organismo exhortó a las autoridades "a terminar con la impunidad", pues se trata de "un delito que atenta contra la libertad y dignidad de los seres humanos".

El fenómeno de la trata de personas, la explotación sexual y laboral, la mendicidad, matrimonios y servidumbre forzados, así como el reclutamiento de niños y jóvenes como soldados en conflictos armados, son formas de esclavitud prohibidas en la Constitución.

La Comisión señaló la importancia de la "procuración de justicia para hacer frente a ese delito", la necesidad de políticas públicas e instrumentos jurídicos para ofrecer protección a las víctimas, así como la reparación integral del daño de éstas.

Comentó que de su labor de seguimiento se han derivado once quejas, "especialmente en materia de trata con fines de explotación en los trabajos forzados y sexual".

Recordó que requirió a diversas autoridades ocho medidas cautelares para salvaguardar la integridad de presuntas víctimas del delito de trata de personas, protegiendo especialmente a niñas, niños y adolescentes, así como a integrantes de comunidades indígenas.

"Las mujeres y los niños son el principal objetivo de los tratantes", aseguró la CNDH, pues dijo que los tratantes aprovechan la situación de vulnerabilidad de sus víctimas y las convencen mediante "manipulaciones dolosas" para trasladarlas a lugares remotos, alejándolas de sus familias.

Entre las situaciones que colocan a las mujeres y niños en riesgo de sufrir explotación sexual, trabajos forzados y esclavitud en busca de una vida menor, la CNDH resaltó la pobreza, el abandono, la falta de oportunidades para estudiar o trabajar, y la urgente necesidad de contribuir al ingreso familiar.

De acuerdo con cifras de la Organización Internacional del Trabajo, "en el mundo hay casi 21 millones de personas que son víctimas del trabajo forzado, de las cuales 11,4 millones son mujeres y niñas, mientras 9,5 millones son hombres y niños".

Además, alrededor de 19 millones de víctimas son explotadas por individuos o empresas, en tanto que 2 millones son explotados por el Estado o por grupos rebeldes.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
64°