Jurado de Texas exonera a policía que mató a un mexicano

Texas decidió hoy no presentar cargos contra el agente de policía que mató a mexicano que estaba desarmado

Un Gran Jurado del Condado de Tarrant, (Texas) decidió hoy no presentar cargos contra el agente de policía Robert Clark, quien el pasado 20 de febrero disparó y causó la muerte al ciudadano mexicano Rubén García Villalpando, quien estaba desarmado.

Ese día, tras una breve persecución en auto, García Villalpando, un indocumentado de 31 años y originario de Durango, obedeció la orden policial de detener su vehículo, salió desarmado y con las manos en alto, y recibió disparos de Robert Clark, de la Policía de Grapevine (Texas).

 

"Nadie debería recibir disparos jamás cuando tiene sus manos en alto. Esto fue un tiroteo llevado a cabo a sangre fría por un hombre con una placa y un uniforme", lamentó el abogado de la familia, Domingo García.

 

El Gran Jurado que decidió exonerar a Clark está compuesto por dos hombres blancos, tres mujeres blancas, tres hombres negros, dos mujeres negras, un latino y una latina.

 

Por su parte, el cuñado de la víctima, Fernando Romero, dijo sentirse decepcionado por la decisión y explicó que tiene la sensación de que la Policía "sigue haciendo cosas así una y otra vez y no se le presentan cargos".

 

El departamento de Policía de Grapevine explicó que la cámara instalada en el vehículo policial captó parte del incidente y aseguró que el ciudadano mexicano se abalanzó sobre el agente, pese a que este le ordenó que se detuviera.

 

Según la autopsia, García Villalpando tenía una tasa de alcohol en sangre de 0,14, casi el doble de lo permitido en Texas, que es 0,08.

 

Sólo unos días antes de la muerte de García, el 13 de febrero, otro ciudadano mexicano fue abatido por la Policía en Estados Unidos.

 

Antonio Zambrano Montes, un trabajador agrario originario de Michoacán que vivía en Pasco (Washington) desde hace una década, se encontraba lanzando piedras contra los vehículos en una concurrida calle por lo que fue alertada la Policía.

 

Una patrulla llegó al lugar donde se encontraba Zambrano quien, según la versión policial, se negó a acatar las órdenes que los agentes le indicaron y lanzó piedras contra estos, hiriendo a dos de ellos.

 

La Policía trató de reducirlo usando una pistola eléctrica, pero el hombre escapó y los agentes lo persiguieron y le dispararon en varias ocasiones hasta causarle la muerte. EFEUSA

 

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
63°