Sigue la búsqueda de asesinos prófugos

Una empleada de la prisión se supone puede haber tenido participación en la fuga

Una legión de policías inició el viernes por séptimo día el rastreo de dos asesinos convictos que escaparon de una prisión de máxima seguridad en el norte del estado de Nueva York y que podrían estar escondidos en una zona pantanosa no lejos de la cárcel.

Los agentes con chalecos blindados se movilizaron por la madrugada en el pueblo de Dannemora, donde David Sweat y Richard Matt emplearon herramientas eléctricas para huir de sus celdas el fin de semana pasado.

Mientras tanto, recaían sospechas sobe una empleada de la prisión que se supone puede haber tenido participación en la fuga.

Cientos de agentes estatales, federales y locales inspeccionaron el jueves un sector de bosques pantanosos al este de Dannemora después que los investigadores recibieron pistas de que los prófugos estaban en la zona. Perros de la policía olfatearon el rastro por la mañana.

Los equipos de búsqueda revisaron el terreno con agua hasta la rodilla en medio de enjambres de insectos.

La ruta estatal 374, el camino principal que conduce a Dannemora, seguía cerrado el viernes por segundo día, al igual que las escuelas de la zona.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que la ley caerá con todo su peso sobre cualquier empleado del sistema penitenciario.

"Si lo hiciste, te condenarán y pasarás a estar del otro lado de la prisión que has estado vigilando, lo que no será en absoluto agradable", advirtió Cuomo. Agregó que los investigadores "están hablando con varias personas que podrían haber facilitado la fuga".

Los investigadores creen que una empleada de la prisión accedió a manejar un auto para que los prófugos se alejaran del lugar, pero no se presentó, dijo a The Associated Press una persona allegada a la investigación.

La informante, que habló bajo la condición de anonimato por no estar autorizada a hablar con la prensa, dijo que las autoridades creen que Joyce Mitchell, instructora en la sastrería de la prisión, donde trabajaban los prófugos, trabó amistad con los hombres y accedió a recogerlos el sábado por la mañana. Mitchell no ha sido acusada.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
78°