Bernie Sanders aboga por una reforma migratoria ante cientos de líderes latinos

Sanders aboga por la reforma migratoria para una mejor economía

Bernie Sanders, senador de Vermont,  dijo que Estados Unidos necesita una economía que beneficie a toda la gente, incluyendo a la clase media y de bajos recursos, pero que sería difícil de lograr si se sigue manteniendo a un sector de la población bajo las sombras.

El senador subrayó que los trabajadores indocumentados son una pieza fundamental en la economía del país, particularmente en el sector de la agricultura, pero constantemente son abusados y se les tiene trabajando en condiciones horrendas.

 “No es un secreto de que los trabajadores sin documentos son fundamentales en nuestra economía”, dijo el precandidato a la presidencia por el partido demócrata, durante la conferencia de la Asociación Nacional de Latinos Electos (Naleo) en Las Vegas.

 “Ellos cocinan nuestros alimentos, construyen nuestras casas y cuidan nuestros hijos”, agregó, pero constantemente son víctimas del juego político del sistema. “Es tiempo de acabar con esa retórica de las deportaciones masivas y la autodeportación”.

Sanders subrayó que se debe apoyar a los ‘dreamers’ y que cualquier acción migratoria debería incluir a los padres de estos ya que ellos son estadounidenses y ven al país como su propio hogar.

El funcionario recalcó que Estados Unidos es una nación de inmigrantes y recordó como sus podres llegaron de Polonia y aunque nunca pudieron conseguir el ‘Sueño Americano’ de comprar una casa, si lograron que sus hijos fueran a la universidad.

“Hermanos y hermanas, mis historia y su historia es la historia de este gran país”, dijo Sanders, arrancando una gran ovación de una audiencia reducida, comparada a la presente el día de ayer con Hillary Clinton.

Fue precisamente cuando enfatizó en la necesidad de tener una educación superior gratis para todos y pidió reducir las deudas de los estudiantes que en ocasiones tienen que pagar hasta el 30% de sus ingresos.

El político de casi 75 años, no dejó de inyectar gran entusiasmo y pasión a sus palabras y una vez más regresó al tema de los trabajadores sin documentos para asegurar que no se puede gobernar una nación donde un sector de la población es explotado, afectando no sólo a ellos y sus familias, sino al resto de los trabajadores porque de esa forma se mantienen los salarios bajos.

Sanders agregó que Estados Unidos es una nación de inmigrantes y  ese es uno de los valores más importantes que no puede cambiar, pidiendo no cerrarle la puerta a los inmigrantes que vienen escapando de la explotación y de las persecuciones en sus países.

Agregó que debido al Tratado de Libre Comercio (NAFTA) en 1994, millones de mexicanos han sido expulsados de sus pueblos, obligándolos a inmigrar en busca de oportunidades a Estados Unidos. Es por eso que pidió tener mucho cuidado cuando se hacen tratados comerciales con Latinoamérica que resultan expulsando a millones de personas de sus lugares de origen.

“Orgullosamente yo vote contra ese tratado”, enfatiza.

Sanders habló de la necesidad de que la mujer deje de ganar 78 centavos por cada dólar que gana el hombre, un seguro médico universal  para todos y el desempleo entre la juventud.

Pero una de las cosas que más lamento el político fue que miles de jóvenes no puedan asistir a la universidad por la falta de recursos, considerando que Estados Unidos es el país más rico del mundo.

El senador dijo que actualmente vivimos en una situación muy competitiva y si se quiere ser exitoso y expandir ese éxito a la clase media y de bajos recursos, “necesitamos a los jóvenes bien educados”.

Sanders fue ovacionado al final de su discurso y salió en forma inmediata ya que fue asediado por algunos medios de comunicación  y algunos presentes que buscaban tomarse la selfie.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
50°