Familia del niño afroamericano muerto a disparos por policías presenta cargos

La familia del niño afroamericano muerto por disparos presenta cargos contra policías

La familia del niño Tamir E. Rice, fallecido hace más de seis meses en Cleveland, acudió ayer directamente al juez para presentar cargos contra los agentes de policía que confundieron la pistola de juguete que portaba el menor con un arma de verdad y le dispararon.

En vez de esperar a que concluya la investigación contra los policías implicados en la muerte del menor, la familia, activistas y líderes comunitarios de la ciudad han decidido invocar una ley del estado de Ohio por la que cualquier persona puede presentarse ante un juez para solicitar, como es el caso, una condena por asesinato.

"Creemos que estamos en el lado correcto de la historia", afirmó el reverendo Jawanza Colvin, pastor de una iglesia de Cleveland, en una rueda de prensa frente al Centro de Justicia de Cuyahoga (Ohio), edificio que alberga al Ayuntamiento, la Policía y la Corte de ese condado.

Después de presentar su declaración jurada y la de otros activistas en la corte, Colvin aseguró que sus acciones se inscriben en la tradición de lucha por los derechos civiles de la minoría afroamericana con la que pretenden "hacer a la nación responsable y hacer de este país un lugar mejor para todos".

Los líderes comunitarios presentaron cargos por asesinato e intento de asesinato contra los policías Timothy Loehmann y Frank Garmback, que en noviembre pasado acudieron a un parque de Cleveland alertados por la llamada de un vecino que aseguraba que un joven estaba apuntando a los viandantes con lo que parecía un arma de fuego.

Rice, de 12 años, se encontraba en ese parque jugando con un arma de juguete, que imitaba a una pistola semiautomática, cuando los agentes llegaron.

Según la Policía de Cleveland, los agentes pidieron a Rice que levantara las manos, pero él se las llevó a la cintura y sacó el arma de juguete, lo que hizo que uno de los policías, Timothy Loehmann, le disparara dos veces, una en el abdomen y otra en el pecho.

Basándose en un vídeo que grabó la agresión, la familia alega que Rice fue disparado un segundo después de la llegada de los policías y que en ningún momento se le dio oportunidad de cumplir con las órdenes verbales que los agentes aseguran que dieron.

La familia interpuso una demanda en diciembre contra los agentes y ahora la oficina del alguacil del condado de Cuyahoga está investigando lo ocurrido para decidir si un gran jurado debe imputarles.

El de Rice es uno de los casos de muertes de afroamericanos a manos de policías blancos en circunstancias controvertidas en diferentes partes del país, al igual que Michael Brown en Ferguson (Misuri) o Eric Garner en Nueva York.

El más reciente es el de Freddie Gray en Baltimore (Maryland), quien falleció en abril tras haber sufrido graves heridas en su columna cuando estaba bajo custodia policial, lo que provocó graves disturbios en esa ciudad.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
60°