Parejas gay festejan el Día del Padre en todo el país

¿Cómo les va a los papás gay?

La paternidad ha sido ocasión de júbilo para Weston Clark, que abandonó su carrera de docente para dedicarse totalmente al hijo de cuatro años y la hija de 17 meses adoptados por él y su esposo. Sin embargo, reconoció que espera con alguna inquietud el fin de agosto, cuando su hijo iniciará el preescolar en Salt Lake City. "¿Cómo resultará para él el hecho de tener dos papás?", se preguntó Clark.

"El hecho de que sus padres tomaron una decisión que lo hace diferente me pone nervioso, no fue su elección", dijo Clark. "Lucharemos en todo sentido para asegurarnos que esté bien".

Muchos padres conocen esa mezcla de orgullo, júbilo e inquietud, incluso muchos en las filas crecientes de papás gay.

Más que las parejas heterosexuales o incluso de lesbianas, que pueden tener sus propios hijos, las parejas de hombres encuentran grandes obstáculos en su camino a la paternidad. Las dos principales alternativas —adopción o el alquiler de un vientre— pueden ser caras y complicadas.

"Tienen que hacer grandes esfuerzos para ser papás", dijo la socióloga Nancy Mezey, estudiosa de los padres gay.

Decenas de miles de hombres gay están optando por ello. Adicionalmente, al festejar el Día del Padre, pueden anticipar que sus filas seguirán aumentando si la Corte Suprema, en un fallo previsto para las próximas semanas, legaliza el matrimonio entre personas del mismo sexo en todo el país.

Hace una década, las parejas lesbianas con hijos eran mucho más numerosas que las de hombres homosexuales. La brecha aún existe, pero está disminuyendo.

Gary Gates, especialista en demografía gay y lesbiana, calcula que hay unas 40.000 parejas masculinas gay en Estados Unidos que crían hijos y el triple de parejas lesbianas que hacen lo mismo.

¿Cómo les va a los papás gay?

Uno de los pocos estudiosos de ese tema específico, la psicóloga Abbie Goldberg, cree que los niños criados por parejas gay o lesbianas serán menos susceptibles a los estereotipos de género que los criados por parejas heterosexuales, pero es posible, añade, que futuras investigaciones reflejen los retos que encuentran los hombres gay que han adoptado niños. En promedio, los niños adoptados muestran mayores tasas de problemas de salud y conducta que los demás, según el grupo de investigaciones Child Trends.

Comparar a las parejas lesbianas o heterosexuales que tienen sus hijos biológicos con las de hombres con hijos adoptivos, "teóricamente podría desfavorecer a los papás gay", dijo Goldberg.

Sin embargo, dijo que éstos suelen tener mayores ingresos que las mamás lesbianas y tienden a mantener buenas relaciones con las madres biológicas de sus hijos adoptivos. "Aceptan dar a las madres biológicas una función especial en la familia", dijo. "No se sienten amenazados en su papel de padres".

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
79°