Estados Unidos

Desde un garaje, Obama dijo que no se ha superado el problema del racismo

Obama: 'Sobre el racismo, no estamos curados'

Estados Unidos todavía no ha superado su historia de racismo, afirmó el presidente de Estados Unidos, que utilizó un término peyorativo para reforzar su argumento.

En una entrevista en una cochera, Barack Obama intervino en el debate sobre la raza y las armas abierto tras el arresto de un hombre blanco por el asesinato racista de nueve feligreses negros en una iglesia de Charleston, Carolina del Sur.

"Sobre el racismo, no estamos curados", dijo Obama, poniendo como ejemplo que no basta con no emplear por educación una palabra peyorativa para referirse a los afroamericanos.

"Ésa no es la medida de si el racismo todavía existe o no. No es sólo una cuestión de discriminación abierta. Las sociedades no borran por completo de la noche a la mañana todo lo que ocurrió 200 o 300 años antes".

Los comentarios de Obama se produjeron durante una entrevista el viernes con el cómico Marc Maron para su popular podcast, donde se emplea con frecuencia lenguaje malsonante.

El presidente señaló que si bien la actitud hacia la raza ha mejorado de forma significativa desde que él nació con una madre blanca y un padre negro, el legado del esclavismo "arroja una larga sombra, y eso sigue formando parte de nuestro ADN heredado".

Obama también expresó su frustración porque "la influencia de la Asociación Nacional de Rifle sobre el Congreso sigue siendo extremadamente fuerte" e impidió el progreso de medidas de control de armas después de la masacre de 20 niños y 6 profesores en una escuela primaria de Connecticut en 2012.

"Justo después de Sandy Hook, Newtown, donde murieron 20 niños de seis años, el Congreso literalmente no hizo nada... Sí, eso es lo más cerca que estuve de sentirme indignado –dijo- Estaba bastante indignado".

El presidente señaló que es importante respetar la importancia de la caza y el tiro deportivo para muchos estadounidenses.

"La cuestión es tan sólo si existe una forma de equilibrar esas tradiciones legítimas con algo de sentido común que impida que un joven de 21 años enfadado o confundido por algo, o que es racista, o está trastornado, vaya a una tienda de armas y de pronto vaya armado y pueda causar un daño enorme", dijo Obama en referencia al sospechoso del crimen de Charleston, Dylan Storm Roof, al que se atribuye un manifiesto de 2.500 palabras sobre supremacía blanca. Roof está acusado de nueve cargos de asesinato en relación con el tiroteo del miércoles.

Obama ofreció la entrevista el viernes en el estudio que tiene Maron en su garaje de Los Ángeles, cerca del Occidental College al que asistió el presidente, y se mostró sorprendido por lo absurdo de la situación. "Si cuando estaba en la universidad hubiera pensado que estaría en un garaje a un par de millas de donde vivía, ofreciendo una entrevista como presidente, con un cómico (...) es imposible de imaginar", dijo. Sin embargo, indicó que había concedido la entrevista para llegar a un público no tradicional y "romper estos viejos patrones en los que ha caído nuestra política", y "no es esta batalla en una jaula de acero entre un bando y el otro".

Mientras la campaña para encontrar a su sucesor calienta motores, Obama dijo creer que sería mejor candidato si volviera a presentarse, porque aunque ha bajado un poco el ritmo, "ahora sé lo que hago y no tengo miedo".

"La he fastidiado. Me he caído en el barril por las cataratas del Niágara. Y salí y sobreviví. Y eso siempre es una sensación muy liberadora", dijo.

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
71°