Estados Unidos

Matan a balazos a reo prófugo en Nueva York

Matt cumplía una sentencia de entre 25 años y cadena perpetua por homicidio y descuartizamiento de su ex jefe

 Uno de dos asesinos convictos que se fugaron de una prisión de máxima seguridad en Nueva York fue muerto a tiros el viernes, pero el otro sigue prófugo tres semanas después de su audaz evasión que suscitó una intensa búsqueda para capturarlos.

Un funcionario al tanto de la persecución dijo que Richard Matt murió a balazos y David Sweat continúa fugitivo. El funcionario habló con The Associated Press a condición de guardar el anonimato ya que carece de autorización para hacer declaraciones sobre el particular.

El gobernador Andrew Cuomo dijo que Matt y Sweat utilizaron herramientas eléctricas para cortar la pared de acero de una celda y varios tubos de acero que transportaban vapor, hicieron un agujero a través de un muro de ladrillo de 60 centímetros (dos pies) de espesor, se contorsionaron para pasar por otros tubos y escaparon el 6 de junio en la madrugada de la Instalación Correccional Clinton en Dannemora, cerca de la frontera con Canadá.

Matt cumplía una sentencia de entre 25 años y cadena perpetua por el homicidio y descuartizamiento de su ex jefe. Sweat purgaba prisión perpetua sin derecho a libertad condicional por la muerte de un agente de la oficina del alguacil ocurrida en 2002 en el condado Broome.

Una empleada civil del penal fue acusada de ayudar a los prisioneros a que escaparan al proveerles diversas herramientas como cinceles y cuchillas de sierra.

Fiscales dijeron que Joyce Mitchell, una instructora del taller de costura de la prisión que entabló relación con los dos hombres cuando trabajaba con ellos, había acordado llevarlos en su auto cuando se fugasen, pero cambio de decisión a última hora porque se sintió culpable.

Mitchell se declaró inocente el 15 de junio de varios cargos, incluyendo el delito grave de fomentar el contrabando carcelario.

Las autoridades dijeron además que Mitchell había discutido matar a su esposo, Lyle Mitchell, como parte del plan.

"Joyce Mitchell nos dice que eso fue discutido entre ella y Matt y que tras la fuga ellos iban a ir a la casa de Joyce Mitchell; entonces Matt y Sweat iban a matar a su esposo", dijo Andrew Wylie, fiscal del condado Clinton.

El 24 de junio, las autoridades acusaron el guardia correccional de Clinton, Gene Palmer, de fomentar el contrabando carcelario, manipular evidencia y falta de ética. Funcionarios dijeron que Palmer dio a los prisioneros la carne congelada para hamburguesas en la que Mitchell había ocultado las herramientas. El abogado de Palmer dice que éste no sabía que la carne contenía cuchillas de sierra, un taladro y un destornillador.

El penal Clinton, en Dannemora, construido en 1845, ocupa apenas 1,6 kilómetros cuadrados (una milla cuadrada) en la parte norte de la Reserva Boscosa de Adirondack; está rodeado de bosques y tierras de cultivo. El fuerte muro perimétrico blanco de la prisión, con torres de vigías, está junto a una calle principal en el distrito comercial de Dannemora.

La fuga fue la primera en la historia de la sección de máxima seguridad. En julio del 2003, dos asesinos convictos usaron herramientas de un taller de carpintería en la Prisión de Elmira para perforar un hueco en el techo de su celda y usaron sábanas atadas para trepar el muro.

Fueron capturados en tres días y mediante una investigación subsiguiente se determinó que era laxa la supervisión de reclusos, deficiente el control de herramientas e incompletas las revisiones de las celdas.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
88°