Estados Unidos

Más sobre la fuga de reos en prisión de New York

Un segundo funcionario de prisiones ha sido detenido y acusado de varios cargos por la fuga de dos reclusos

Un segundo funcionario de prisiones ha sido detenido y acusado de varios cargos por la fuga de dos reclusos de una cárcel del norte del estado de Nueva York que todavía siguen en busca y captura, informaron hoy medios locales.

El hombre, identificado por las autoridades como Gene Palmer, de 57 años, fue detenido en la noche del miércoles por la policía y después de la lectura de los cargos en su contra quedó en libertad bajo fianza pasada la medianoche.

Las autoridades aseguran que Palmer fue la persona que pasó a uno de los dos reclusos un paquete de carne congelada en el que había escondidos un destornillador y unos alicates, aunque el acusado dijo a los investigadores que no sabía lo que había en su interior.

Palmer, que volverá a comparecer en las próximas horas ante un juez, se enfrenta a un mínimo de quince meses de cárcel y a un máximo de siete años, pero su abogado aseguró hoy que se declarará no culpable.

"Está colaborando plenamente con la investigación. Cometió un error y lo lamenta mucho. Está devastado y quiere que el foco vuelva a centrarse en la captura de los dos prisioneros", dijo el abogado Andrew Brockway a la cadena de televisión NBC.

David Sweat y Richard Matt se escaparon del penal de Clinton, cerca de la frontera con Canadá, en la noche del 5 al 6 de junio, y desde entonces están siendo buscados por centenares de agentes policiales locales, estatales y federales.

Según el pliego de cargos en su contra, Palmer pasó a un preso sin identificar los paquetes de carne con las herramientas en cuatro ocasiones diferentes entre noviembre y junio a cambio de varios cuadros que le entregaron los dos reclusos.

Después de la fuga, la fiscalía asegura que el acusado quemó varios de los cuadros en una hoguera en su casa y trató de enterrar otros en una zona boscosa de la localidad de Dannemora, donde se encuentra el penal de Clinton, según detalla The New York Times

Los cargos contra Palmer se suman a los presentados el pasado 12 de junio contra otra funcionaria de prisiones, Joyce Mitchell, quien confesó a las autoridades que ofreció a los dos presos acceso a un teléfono celular y metió de contrabando las herramientas.

Mitchell, de 51 años y que se ha declarado no culpable, habría admitido también que mantuvo relaciones sexuales con los fugitivos y en los meses previos a la fuga dio dulces a los guardias de seguridad a cambio de favores para los dos reclusos.

La funcionaria, que dirigía un taller de confección en la cárcel, logró así que Matt y Sweat fueran colocados en celdas contiguas, y que los guardias pasaran a los presos las hamburguesas congeladas fuera del detector de metales.

Sweat, de 35 años, cumplía cadena perpetua por asesinar a un policía, mientras que Matt, de 48, ingresó en prisión por torturar, asesinar y desmembrar a su jefe, por lo que cumplía de 25 años a cadena perpetua.

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
92°