Latinos acusan de discriminación a la Patrulla Fronteriza al norte de EE.UU.

Latinos acusan de discriminación a la Patrulla Fronteriza en la frontera con Canadá

Agentes de la Patrulla Fronteriza que vigilan el norte de Ohio cerca de la frontera canadiense frecuentemente se involucran en etiquetación racial para realizar redadas de hispanos y con frecuencia utilizan términos racialmente ofensivos para describirlos, dijo un abogado a un juez federal.

Dos grupos que trabajan con latinos en Ohio presentaron una demanda por etiquetamiento racial contra la Patrulla Fronteriza, en la que acusan a los agentes de seleccionar y detener a hispanos sólo por su origen étnico.

"Básicamente la Patrulla Fronteriza estuvo saliendo y cazando gente con piel morena", señaló el abogado John Murray, un representante de los dos grupos.

Un abogado del Departamento de Justicia federal dijo al juez que parte de la misión de la Patrulla Fronteriza es arrestar a gente que esté sin permiso en el país, pero negó que los agentes estuvieran etiquetando a los hispanos y señaló que las estadísticas no respaldan las acusaciones de discriminación.

El gobierno argumenta que el análisis de los demandantes de las bitácoras de la Patrulla Fronteriza tiene fallas y no muestra etiquetamiento racial.

La demanda planteada por el Comité Organizador de Trabajadores del Campo (FLOC, por sus siglas en inglés) y el Proyecto del Trabajador Inmigrante indica que los registros de las patrullas muestran una cantidad desproporcionada de detenciones de hispanos.

Murray dijo que correos electrónicos muestran que los exdirectores de la oficina de la Patrulla Fronteriza en el norte de Ohio frecuentemente describían a los hispanos utilizando términos raciales inapropiados que eran "deshumanizantes".

William Silvis, un abogado del Departamento de Justicia, dijo que los términos fueron utilizados para describir el estatus migratorio. "No se refiere a ningún grupo", indicó.

La demanda está enfocada en agentes fronterizos que patrullan la región del Lago Erie entre Toledo y Cleveland, incluida la frontera de 160 kilómetros (100 millas) que cruza a través del lago.

La agencia abrió una oficina en Port Clinton hace seis años después de determinar que esa sección de la frontera estaba desprotegida en esencia, dijo, Silvis.

Los grupos que demandan a los agentes indicaron que los incidentes comenzaron poco después de la apertura de la oficina.

Los demandantes quieren que el juez federal de distrito Jack Zouhary declare que las políticas y prácticas de la Patrulla Fronteriza violaron la Constitución de Estados Unidos y que se impida a los agentes atenerse a la raza como parte de sus actividades en la aplicación de la ley.

Quieren además que el juez obligue a los agentes a tener un registro de cada persona que paran en el tránsito, no sólo de aquellas a las que arrestan o detienen.

Varias personas planean atestiguar sobre siete casos donde los agentes carecían de los motivos de sospecha necesarios o dieron el alto a alguien debido a su raza, indicaron documentos judiciales.

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
61°