O'Malley buscaría la reforma migratoria en los primeros 100 días de su gobierno

Como gobernador de Maryland, O'Malley logró aprobar la legislación "Dream Act"

El aspirante demócrata a la Presidencia de EE.UU. Martin O'Malley señaló ayer que si la reforma migratoria sale adelante los salarios se incrementarán y, en ese sentido, insistió en su compromiso de aprobar esta medida antes de sus primeros cien días de Gobierno, en caso de que saliera elegido.

En el transcurso de una entrevista emitida por la cadena hispana Telemundo, el exgobernador de Maryland prometió hacer del tema migratorio un asunto clave en la campaña electoral para las elecciones generales de 2016, por ser un tema capital para la economía estadounidense.

"Una de las vías de hacer que los salarios suban nuevamente es sacar de las sombras de la economía sumergida a 11 millones de nuestros vecinos", afirmó O'Malley, quien destacó que para un 75 por ciento de estadounidenses sus salarios se encuentran estancados o incluso se han visto reducidos.

El precandidato demócrata se refirió a sus "cualidades ejecutivas" y sus 15 años de experiencias en cargos de elección popular como factores de peso que le permitirían no solo introducir la norma en el Congreso sino persistir hasta que sea aprobada, tal como lo hizo en sus años como gobernador.

"He hecho muchas de esas cosas a nivel estatal, y la persistencia es la clave", manifestó O'Malley, quien como gobernador de Maryland logró aprobar la legislación "Dream Act" para regularizar a ciertos jóvenes inmigrantes, así como la licencia de conducir para los indocumentados.

El también exalcalde de Baltimore (Maryland), un defensor de la necesidad de "construir una política exterior más fuerte" hacia Latinoamérica y revertir así la histórica "ignorancia" de EE.UU. con los vecinos del sur, advirtió que no se puede seguir desviando la mirada respecto al surgimiento de pandillas de drogas en Centroamérica.

Cuando el verano pasado ocurrió la "crisis de refugiados" que desencadenó la ola de menores no acompañados que cruzaron la línea limítrofe del país, compuesta en su mayoría por niños de esa región, fue necesario "salir al frente como Nación y demostrar que seguíamos siendo el país compasivo y generoso que cargamos en nuestros corazones", manifestó.

"Dije que debíamos tratar a esos niños refugiados con la hospitalidad, la dignidad y el respeto que merecen", afirmó.

O'Malley apoyó el inicio de la normalización de relaciones bilaterales entre EE.UU. y Cuba, y calificó el paso dado por el presidente Barack Obama como una "decisión acertada" que permite trabajar hacia "sociedades libres y abiertas" en todos los países de la región.

El aspirante a la Casa Blanca reconoció que existen "serias violaciones a los derechos humanos" en varios países de la región americana, pero estimó que "una buena parte del progreso provendrá de una mejor colaboración y cooperación" entre estas naciones.

El exgobernador, quien dio a conocer a comienzos de este mes sus aspiraciones presidenciales, abogó por "mantener las vías de comunicación abiertas" con el Gobierno venezolano, aunque resaltó la necesidad de que se excarcele a los alcaldes de este país y de detener la persecución de la oposición en el país latinoamericano.

O'Malley es uno de los candidatos a las elecciones primarias dentro del partido demócrata, en el que parte como principal favorita Hillary Clinton, sobre la que el exgobernador siente "respeto y admiración" aunque cree que el país demanda un "nuevo liderazgo".

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
52°