Agente fronterizo que mató a mexicano pide desechar demanda

Un panel de tres jueces en una corte federal de apelaciones dijo que la familia de Hernández podía demandar

Un juez federal está ponderando si desestima una demanda de derechos civiles contra un agente de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos que mató a tiros a un adolescente mexicano, sobre la base de que el joven estaba en México en ese momento y por tanto no está protegido por la Constitución estadounidense.

El juez de distrito Raner C. Collins escuchó alegatos en la audiencia realizada el martes en Houston sobre la moción para desestimar.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) interpuso la demanda en Tucson contra el agente Lonnie Swartz. Fue presentada a nombre de Araceli Rodríguez, la madre de José Antonio Elena Rodríguez, de 16 años.

El adolescente estaba en Sonora, México, cerca de la valla de acero que separa Estados Unidos y México, cuando Schwartz le disparó desde Nogales, Arizona, el 10 de octubre del 2012. Una autopsia mostró el que joven recibió 10 balazos.

La Patrulla Fronteriza dijo que el adolescente mexicano estaba entre un grupo de personas que lanzaban piedras contra agentes a través de la frontera, lo que ponía en peligro sus vidas.

La ACLU dice que el incidente fue otro ejemplo de agentes que usan fuerza excesiva sin consecuencias para ellos. Araceli Rodríguez afirma que su hijo regresaba a su casa tras jugar baloncesto con amigos y no tenía piedras ni ninguna otra arma.

Swartz no ha sido encausado, y una investigación del caso por el FBI está en curso. Swartz sigue trabajando como agente de la Patrulla Fronteriza, dijo su abogado, Sean Chapman.

Chapman declinó comentar tras la audiencia del martes. El abogado le dijo a Collins durante los alegatos orales que las protecciones constitucionales no se extendían al joven Elena Rodríguez.

"Incluso si la presunta conducta del agente Swartz violó la Quinta Enmienda (de la Constitución estadounidense), (Elena Rodriguez) no tenía derecho a un proceso debido porque él ni entró al territorio estadounidense ni desarrolló conexiones substanciales con este país que justifiquen su aplicación extraterritorial", escribió Chapman en su pedido de desestimar la demanda.

En un caso similar en Texas, una corte federal de apelaciones falló que la familia de otro adolescente mexicano muerto a tiros por un agente fronterizo no puede demandar en Estados Unidos. El agente Jesús Mesa Jr. baleó a Sergio Adrián Hernández Guereca en junio del 2010 cerca de un puente entre El Paso, Texas, y Ciudad Juárez, Chihuahua. Las autoridades dicen que Mesa estaba tratando de arrestar a inmigrantes que habían cruzado ilegalmente al país cuando personas le atacaron con piedras. Mesa disparó su arma hacia el otro lado del río Bravo y Hernández Guereca recibió dos balazos.

Un panel de tres jueces en una corte federal de apelaciones dijo originalmente que la familia de Hernández podía demandar a Mesa. Pero la corte en pleno revirtió ese fallo en abril.

El abogado de la ACLU Lee Gelernt le dijo a Collins que el caso en Texas no debería pesar en su decisión. "No existe un agujero negro por el que nuestros agentes pueden escapar de la responsabilidad", dijo.

El juez Collins dijo que evaluaría los argumentos. "Tengo la impresión de que cualquiera que sea mi fallo, no va a ser la última palabra en el asunto", manifestó.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
84°