Una comisión especializada recomendó al presidente Trump declarar la emergencia nacional por la epidemia de opiáceos

Después de afirmar que ‘la nación está en crisis’, la comisión de la Casa Blanca sobre la adicción a los opioides recomendó que el presidente Trump declare una emergencia nacional por la epidemia que mata cada día a decenas de estadounidenses.

“Su declaración le daría poder al Gabinete para tomar medidas audaces, y obligaría al Congreso a centrarse en la mayor financiación y potenciación del poder ejecutivo para hacer frente a esta pérdida de vidas”, escribió la Comisión de Lucha contra la Toxicomanía y la Crisis Opioide, en su informe provisional publicado el lunes. “También despertaría a las personas a este simple hecho: sin la acción audaz de todos, si usted o su familia no sufren aún este flagelo, lo harán pronto”.

La comisión, liderada por Chris Christie, el gobernador republicano de Nueva Jersey, se creó en marzo con la finalidad de estudiar formas para combatir y tratar el abuso de drogas, la adicción y la crisis de opioides. Citando datos de los Centros de Control y Prevención de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), el grupo señaló que la epidemia se cobra un promedio de 142 vidas al día.

“Debemos actuar con valentía para detenerla”, escribió la comisión. “La epidemia de opioides que enfrentamos es incomparable”.

Entre 1999 y 2015, más de 560,000 personas en los EE.UU. murieron de sobredosis, una cifra de fallecidos que supera la población de Atlanta. En 2015, casi dos tercios de las sobredosis estuvieron vinculadas con opioides como Percocet, OxyContin, heroína y fentanilo. Se registraron más de 50,000 decesos por abuso de drogas y adicciones en ese año, según cifras publicadas por la Casa Blanca cuando se creó la comisión especial.

 

La comisión, que afirmó haber recibido información y sugerencias de numerosos grupos e individuos, ofreció otras varias recomendaciones, entre ellas aumentar la capacidad de tratamiento, exigir iniciativas de educación para los prescriptores e incrementar los recursos para que las agencias del orden luchen contra el tráfico y la distribución del fentanilo ilícito.

Las propuestas también requieren establecer un programa nacional para expandir el acceso a los medicamentos que han demostrado reducir las muertes por sobredosis. Uno de esos fármacos, la naxolona -considerado ‘un salvavidas’ que rápidamente revierte los efectos letales de los opioides-, debe ser recetado junto con los opioides en ciertos casos y dispensado mediante recetas permanentes, indicó la comisión.

Las recomendaciones fueron recibidas con opiniones mixtas por parte de grupos antiadicciones y expertos en abuso de opiáceos. “Creo que son un bienvenido punto de partida para el enfoque del gobierno de Trump acerca de las políticas de drogas”, afirmó Grant Smith, subdirector de asuntos nacionales de la organización sin fines de lucro Drug Policy Alliance, con sede en Nueva York, “en contraposición con los intentos de la administración de revertir la asistencia sanitaria para los adictos”. La Ley de Cuidados de Salud Asequibles le permitió a millones de personas recibir tratamiento y servicios adecuados, expuso Smith, quien elogió las recomendaciones para ampliar el acceso a tratamientos con medicamentos y  reducir el miedo entre quienes necesitan llamar al 911 en caso de una sobredosis.

Pero, para el funcionario, hubo varias “omisiones flagrantes” en el informe, entre ellas faltó abordar la cuestión de la criminalización de quienes emplean sustancias ilícitas. “La realidad es que la aplicación de la ley, en varios lugares del país, se está enfocando cada vez más en volver a criminalizar las sobredosis”, dijo Smith. “Este es el tema tabú que necesitamos abordar si realmente queremos lograr progresos duraderos para reducir demanda de sustancias y quitar las barreras a los tratamientos y servicios; para realmente poner fin a la crisis de los opioides”.

El Dr. Andrew Kolodny, director ejecutivo y cofundador de Physicians for Responsible Opioid Prescribing, desearía ver más énfasis en el financiamiento federal para ayudar a los estados a enfrentar el problema. “Creo que necesitamos $60 mil millones durante una década para abordar esta cuestión”, señaló. “Me hubiera gustado que pidieran al gobierno federal una enorme inversión para ampliar el acceso a los tratamientos más efectivos contra esta adicción”.

A Kolodny, quien es investigador de la Universidad Brandeis y se especializa en opioides, le preocupa que los centros de tratamiento estén obligados a contar con ciertos medicamentos que no han demostrado ser efectivos. Según él, controlar la epidemia requiere de una mejor regulación de quienes prescriben opioides y de las empresas que los producen.

La comisión de la Casa Blanca prometió brindar un informe final, donde presentará recomendaciones adicionales, aunque no explicitó cuándo éste estaría listo.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Traducción: Valeria Agis

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
72°