Trump defiende la ayuda de su administración a Puerto Rico; niega que lo distrajo su pelea con jugadores de la NFL

El presidente Trump negó el martes que su administración hubiera respondido lentamente  a la devastación provocada por el huracán María en Puerto Rico porque se encontraba distraído por su pelea de cinco días con los jugadores de la NFL.

En una conferencia de prensa junto con el primer ministro Mariano Rajoy de España, Trump dijo repetidamente que las autoridades de Puerto Rico habían elogiado los esfuerzos de su administración.

Esos mismos funcionarios han pedido más ayuda a la isla, que sufrió graves daños a principios de este mes por el huracán María, después de que semanas antes hubiera sentido los embates  del huracán Irma.

En Twitter, su plataforma de comunicaciones favorita, Trump no había mencionado a Puerto Rico desde el 20 de septiembre, hasta que lo hizo este lunes. En el ínterin, había escrito decenas de tweets, muchos de ellos criticando a los jugadores de la NFL que se arrodillan durante la interpretación del himno nacional antes de un juego para protestar contra la brutalidad policial hacia los afroamericanos.

"No estaba preocupado por la NFL, estaba avergonzado de lo que estaba sucediendo", dijo Trump en respuesta a una pregunta.

E insistió en lo que ha sido su argumento en los últimos días: que los jugadores que protestan estaban contra el patriotismo y contra los miembros de las fuerzas armadas. "No creo que puedan faltarle el respeto a nuestro país, nuestra bandera, nuestro himno nacional", dijo.

-He oído eso antes, ¿estaba preocupado? "Añadió Trump. "No, en absoluto, tengo mucho tiempo en mis manos, todo lo que hago es trabajo y para ser honesto con usted, esa es una función importante de trabajar - se llama respeto por nuestro país".

Una evaluación del Departamento de Defensa concluyó que todo el sistema eléctrico de Puerto Rico está dañado y que casi la mitad de la población carece de agua potable. Uno de cada 7 hospitales está sin combustible ni energía necesaria para los instrumentos médicos que ayudan a los pacientes.

Trump dijo que parte de la dificultad para conseguir suministros adecuados a Puerto Rico es su ubicación.

 

"El trabajo es más difícil porque está en una la isla, está en una isla en medio del océano, está en el océano", dijo. "No puedes conducir tus camiones desde otros estados".

Volviendo al tema más adelante, el presidente dijo: "Esto no es como Florida, donde podemos ir directamente a la columna vertebral, o como Texas, donde vamos por el medio y distribuimos. Estamos hablando de que la isla está en el Océano Atlántico”.

Trump dijo que mientras hablaba, funcionarios estadounidenses estaban descargando cantidades "masivas" de comida, agua y suministros para Puerto Rico, cuyos 3,5 millones de habitantes son ciudadanos estadounidenses.

El presidente anunció anteriormente que visitaría Puerto Rico el martes de la próxima semana.

"El gobernador ha sido tan increíble en sus declaraciones sobre el trabajo que estamos haciendo", dijo Trump. "Estamos haciendo un gran trabajo".

Trump también utilizó la conferencia de prensa para reiterar su amenaza a Corea del Norte. Su ministro de Relaciones Exteriores dijo que las declaraciones anteriores de Trump constituían una declaración de guerra, y que Pyongyang podría disparar contra aviones militares estadounidenses qyue vuelen cerca de su territorio.

Trump ha desestimado repetidamente al líder norcoreano Kim Jong Un, y se ha burlado de él, diciéndole "Rocket Man", o "Little Rocket Man", en referencia al desarrollo de armas nucleares de esa nación y sus frecuentes lanzamientos de misiles.

 

Cuestionado por su reacción ante las amenazas de Corea del Norte, Trump dijo que los Estados Unidos estaban "totalmente preparados para la segunda opción" - una opción militar.

"No es una opción preferida, pero si tomamos esa opción, será devastadora -yo puedo decirlo- devastadora para Corea del Norte", dijo. "Esa es la opción militar, si tenemos que tomarla, lo haremos".

Como lo ha hecho anteriormente, Trump culpó a los presidentes por no haber frenado los avances nucleares de Corea del Norte.

"Podría haberse manejado mucho más fácilmente, pero varias administraciones dejaron un desastre”, dijo. "Pero yo voy a arreglar los problemas”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group