¿Los agentes fronterizos quieren revisar su computadora portátil y su teléfono? deben tener una orden

Los viajeros estadounidenses que regresan a los Estados Unidos probablemente entienden que los funcionarios de aduanas pueden revisarr su equipaje buscando artículos de contrabando o armas. Pero muchos se sorprenderían al saber que los agentes también han estado inspeccionando el contenido de los teléfonos inteligentes y computadoras portátiles, dispositivos que pueden contener una gran cantidad de información personal potencialmente sensible.

Además de meter su nariz en textos personales, correos electrónicos y fotos, los agentes pueden usar cualquier cosa que encuentren para presentar cargos contra el propietario del dispositivo, incluso si las acusaciones no tienen nada que ver con el contrabando que buscaban.

La semana pasada 11 ciudadanos estadounidenses y/o residentes permanentes que han sido sometidos a búsquedas sin una orden judicial presentaron una demanda alegando violaciones de sus derechos de la 1ª y 4ª Enmienda.

La demanda, presentada por los abogados de la Unión Americana de Libertades Civiles y la Fundación Frontera Electrónica, argumenta que los agentes de aduanas deben obtener una orden de revisión basada en una causa probable antes de revisar los dispositivos de los viajeros.

De acuerdo con los datos del US Customs and Border Protection, los agentes registraron los dispositivos electrónicos de 14.993 viajeros internacionales que entraron al país en los primeros seis meses del año fiscal 2017. Es un número preocupante alto, incluso si, según la agencia, implica menos del 1% de  personas que llegan a Estados Unidos

Históricamente, los tribunales han dado a los agentes de aduanas amplios poderes para realizar búsquedas en la frontera, señalando el fuerte interés del gobierno en proteger su "integridad territorial". En un caso de 2004, la Corte Suprema dijo que "la expectativa de privacidad es menor en la frontera de lo que puede percibirse en el resto del país".

Al defender su política, Aduanas y Protección Fronteriza dice que las revisiones en medios electrónicos "han producido información usada para combatir el terrorismo, violaciones de controles de exportación y condenas por pornografía infantil, violaciones de derechos de propiedad intelectual y fraude de visas".

Pero la situación es similar a lo que ocurre cuando los policías detienen a alguien por caminar en la calle y le revisan sus dispositivos electrónicos. Bajo una decisión de la Corte Suprema de 2014, la policía que busca buscar teléfonos inteligentes y dispositivos similares, incluso de un sospechoso bajo custodia, generalmente debe obtener una orden judicial.

En esa sentencia, el juez John G. Roberts Jr. señaló que la gran cantidad de datos recopilados y almacenados en los teléfonos celulares los hace diferentes "en un sentido cuantitativo y cualitativo de otros objetos" que una persona podría llevar. Si se requiere una orden para buscar los dispositivos electrónicos de una persona dentro del país, también debe ser necesario para una búsqueda en la frontera.

Los tribunales federales, incluido el Tribunal Supremo, deberían reconocer esa realidad. Mientras tanto, Ron Paul (R-Ky.) Y Ron Wyden (D-Ore.) Han introducido la Ley de Protección de Datos en la Frontera, que requeriría una orden para las revisiones en la frontera de los dispositivos electrónicos de ciudadanos y residentes permanentes. En lugar de esperar a que la Corte Suprema proteja la privacidad de los viajeros, el Congreso debe aprobar rápidamente esa ley.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group