Un jurado de Los Ángeles obliga a Johnson y Johnson a pagar 417 millones de dólares por no advertir de los riesgos de usar talco

Un jurado obliga a Johnson y Johnson a pagar 417 millones por no advertir de los riesgos de usar talco

Un jurado de Los Ángeles emitió un veredicto de 417 millones de dólares el lunes contra Johnson & Johnson, encontrando a la compañía responsable de no advertir a una mujer de 63 años diagnosticada con cáncer de ovario, sobre los riesgos de usar sus productos de talco.

El veredicto marca la mayor recompensa en una serie de demandas que afirman que el polvo de talco de la compañía causa cáncer de ovario. Más de 300 demandas están pendientes en California y más de 4.500 reclamos en el resto del país, alegando que el gigante de la atención médica ignoró los estudios que vinculan los productos de Johnson's Baby Powder y Shower to Shower al cáncer.

La demandante, Eva Echeverría, fue diagnosticada con cáncer de ovario en 2007. Un cirujano retiró un tumor de tamaño de una pelota de softbol, pero Echeverría está ahora cerca de la muerte y no pudo asistir al juicio, dijo uno de sus abogados.

En una grabación de video para el jurado, Echeverría testificó que utilizó el  Johnson's Baby Powder desde los 11 años, hasta 2016, cuando vio una noticia sobre una mujer con cáncer de ovario que también había usado el producto. El talco es uno de los productos más conocidos de la compañía, comercializado en algun momento con el jingle, "Un poco de polvo al día ayuda a mantener el olor lejos.”

Echeverría testificó que si Johnson & Johnson, que obtuvo una ganancia de 16.500 millones de dólares el año pasado, hubiera puesto una advertencia sobre el producto, habría dejado de usarlo.

 

La demandante, Eva Echeverría, fue diagnosticada con cáncer de ovario en 2007.

Después de dos días de deliberación, los jurados otorgaron a Echeverría $ 70 millones en daños compensatorios y $ 347 millones en daños punitivos. El panel del jurado encontró que había una conexión entre su cáncer de ovario y el polvo del bebé.

“Estamos agradecidos por el veredicto del jurado sobre este asunto y que Eva Echeverría pudo tener justicia en la corte", dijo Mark Robinson, uno de sus abogados, que acusó a Johnson & Johnson de "encubrir la verdad durante tantos años”.

Johnson & Johnson anunció inmediatamente que buscaría revocar el veredicto.

 

“Apelaremos el veredicto de hoy porque nos guiamos por la ciencia, que apoya la seguridad de Johnson's Baby Powder", dijo la compañía en un comunicado.

Durante el juicio, los abogados de la compañía argumentaron que varios estudios científicos, así como agencias federales, incluyendo la Food and Drug Administration, no había encontrado que los productos de talco fueran cancerígenos.

Entre los estudios citados por la empresa se encuentra uno realizado en 2000 por la Universidad de Harvard que formó parte del Estudio Nacional de Salud de más de 121,000 mujeres, incluyendo 78,630 que dijeron que habían usado el talco. El cáncer de ovario eventualmente afectó a 307 de ellas. Los investigadores concluyeron que no había "relación" entre el uso de talco y el "cáncer epitelial de ovario", aunque hubo una "modesta elevación de riesgo" para una variedad de la enfermedad. Ese tipo, el cáncer ovárico seroso invasivo, es el que Echeverría tiene, según documentos judiciales.

Los abogados de Echeverría argumentaron que las mujeres de todo el país confiaban en que Johnson & Johnson no comercializaría un producto inseguro, sólo para aprender demasiado tarde que la compañía había sabido hace mucho tiempo sobre otras investigaciones que mostraban una relación entre su talco y el cáncer.

La demanda citó un estudio de 1982 que muestra que las mujeres que usaron talco en sus genitales tuvieron un aumento del 92% en el riesgo de cáncer de ovario. El investigador principal, Daniel W. Cramer, más tarde aconsejó Johnson & Johnson colocar una etiqueta de advertencia en el producto.

El cáncer de ovario representa el 1,3% de todos los nuevos casos de cáncer en los Estados Unidos, según el Instituto Nacional del Cáncer. Pero es el octavo cáncer más común y la quinta causa de muerte relacionada con el cáncer entre las mujeres. Menos de la mitad de los pacientes sobreviven cinco años después de un diagnóstico.

La naturaleza de David contra Goliat de la demanda de Echeverría, jugó en contra de una larga historia de litigios sobre responsabilidad por productos que implican a grandes industrias o gigantes corporativos. Los abogados de Echeverría, trataron retrataron a Johnson & Johnson como las grandes empresas tabacaleras Big Tobacco que continuaron promoviendo sus productos, a pesar de que sus ejecutivos sabían que tenían vínculos con el cáncer.

En mayo, un jurado de St. Louis concedió a una mujer de Virginia $ 110.5 millones. Para entonces, otros tres jurados de esa ciudad habían concedido un total de 197 millones de dólares a los demandantes que presentaron reclamaciones similares.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
67°