Por segunda vez en dos años, su novia le mando un texto diciéndole: 'Hay alguien disparando'. Y así comenzó una noche de infierno en Las Vegas

Por segunda vez en dos años, su novia le mando un texto diciéndole: 'Hay alguien disparando'.

Estaba corriendo, con los pulmones ardiendo, a través del casino del Luxor, dejando a sus amigos en una desesperada carrera hacia la masacre.

Está sucediendo de nuevo, pensó.

J.C. Monticone acababa de recibir un mensaje de texto de su prometida el domingo por la noche. Fueron las mismas tres palabras que había escuchado de ella el 2 de diciembre de 2015, cuando Melissa Castruita estaba trabajando en San Bernardino en el Centro Regional del Interior.

"Hay alguien disparando", decía el texto.

Corrió entre las personas que estaban jugando y bebiendo como si nada estuviera pasando. Pensaba en las contradicciones. La vida y la muerte estaban ocurriendo afuera. ¿Cómo podrían existir estos dos mundos tan distintos simultáneamente?

Castruita estaba agachada en el área VIP cerca del escenario al otro lado de la calle de Luxor cuando envió el mensaje a Monticone. Ella, su tía y su primo habían estado cantando junto a la estrella del país Jason Aldean cuando las balas empezaron a caer por todos lados.

"¡¡Estoy muy asustada!! ¿Escuchas eso? Sacaron a Jason Aldean fuera del escenario ", le escribió a Monticone.

Castruita solía decirle a su familia que después de que su sitio de trabajo fue atacado por dos personas en San Bernardino hace casi dos años, ella era la persona más segura en el mundo porque, bueno, nadie se encuentra con un segundo tiroteo en masa.

Su teléfono sonó. Era Monticone. Por teléfono oyó más disparos. Gritando. Llegó a las puertas del Luxor y se dio cuenta de que podía oír los disparos el mismo.

-Voy a buscarte -le dijo-.

"No, sube a la habitación y quédate ahí", dijo.

 

Monticone vio la puerta de cristal abierta y un hombre y una mujer vinieron hacia él mientras hablaba con Castruita.

-No son más que balas de goma -le dijo el hombre a Monticone con voz aturdida.

La sangre manchaba la camisa y los pantalones del joven. Monticone pensó que alguna metralla lo había golpeado, pero no estaba seguro. La mujer dijo que era su hijo y que le habían disparado a su amigo. El amigo probablemente estaba muerto.

Monticone, un paramédico de 36 años de edad que trabaja en el Departamento de Bomberos de South Pasadena, llevó al joven a una banca con su amigo, que lo había alcanzado después de su carrera. Entregó el teléfono a su amigo y trató de ayudar al hombre. Pero también necesitaba buscar a Castruita. Luchó con qué hacer. "La decisión más difícil que he tenido que hacer en mi vida", dijo.

Le dijo a Castruita que estaba ayudando a alguien y que la encontraría. No pierdas el teléfono, le dijo. Te encontraré.

Luego se fue a trabajar.

Castruita estaba celebrando su cumpleaños 34, y éste era el segundo festival de la cosecha de la ruta 91 que asistía. Había visto a su artista favorito, Sam Hunt, el sábado por la noche y estaba emocionada de ver a Aldean.

Los boletos eran VIP, pero después de una noche de fiesta el sábado, habían llegado más tarde de lo previsto y se perdió en asientos ubicados en la arena al aire libre. Su tía y su primo se trasladaron a la izquierda del escenario e incluso consideraron ir al área que les correspondia.

Sin embargo, estaba atestado de gente, y desde su experiencia con el tiroteo de San Bernardino, a Castruita le asustaban las multitudes.

Ese día en 2015 colgó y fue a buscarla. Recordó que condujo al Centro Regional del Inland Empire el 2 de diciembre después de que empezaron los disparos. Recordó el terror de saber que la gente había sido asesinada en el lugar donde trabajaba. Los helicópteros zumbaban por encima. La policía en equipo táctico estaba por todas partes.

Una semana después de ese tiroteo, nadie podía volver al edificio, así que Castruita y Monticone decidieron ir a Disneyland. Sin embargo, la multitud la asustó y se fueron.

Ella gustaba de correr y salía a las calles temprano por la mañana, pero Castruita recordó que poco después del tiroteo de San Bernardino salió corriendo y vio a un hombre con una mano en el bolsillo. ¿Tenía un arma? Ella entró en pánico.

Pero para el festival de la Ruta 91 de este año, se sintió bien y se había empezado a sentir más a gusto. Luego vinieron los disparos. La policía en equipo táctico. Los helicópteros.

Confiaba en que Monticone se mantuviera a salvo. Pero sabía que él estaría preocupado por ella -como ocurrió  el 2 de diciembre cuando manejó 95 mph en la autopista desde  Santa Clarita para cbuscarla en San Bernardino después de que ella le dijo que había habido un tiroteo y los asesinos todavía estaban libres.

Castruita se preguntó si los asesinos seguían activos en Las Vegas. La zona del casino de Luxor se había calmado y el joven en estado de shock temblaba. "¡Tirador!" Gritó alguien. Monticone levantó la vista y vio unos cuantos cientos de personas corriendo por las puertas.

La mujer ayudó a su hijo a levantarse y comenzó a correr y cayó. Monticone pensó que la podrían pisotear, así que le ayudo a levantarse. Su teléfono voló, y vio que el identificador de llamada decía "Esposo". Lo agarró por ella y luego se fueron.

 Cuando Monticone se dio la vuelta, un hombre sin camisa con sombrero de vaquero se tambaleó hacia él. Estaba sangrando profusamente por encima del ojo y alrededor de su boca. Sin equipo de primeros auxilios, Monticone corrió al baño para conseguir algunas toallas. Presiónela contra la herida para contener la hemorragia, le dijo al herido. Le dijo que tenía que encontrar a su prometida.

Monticone salió corriendo del Luxor y la llamó de nuevo. Junto con su tía y primo, Castruita había ayudado a otros espectadores a romper una pared de aluminio de la sección VIP para escapar hacia el Tropicana.

Su teléfono sonó. Monticone seguía bien. Estaba cerca del Tropicana, también. Podrían intentar reunirse en el MGM Grand. Ella le oyó decir que tenía que irse. Otra persona necesitaba ayuda. Entonces colgaron.

Castruita seguía avanzando hacia el MGM. Monticone ayudó a llevar a una mujer con una herida de bala en su pierna a un centro de auxilio ya establecido en Las Vegas Boulevard. Era paramédico, dijo Monticone, y le hizo una aplicación intravenosa antes de que llegaran las ambulancias. "Necesitaba llegar a Melissa", recordó diciendo mientras dejaba a la mujer a cargo de otros paramédicos.

Corrió junto a un policía, entró en la MGM y bajó por una escalera mecánica. Se preguntó qué tan difícil sería encontrarla. La llamó de nuevo. Dijo que estaba cerca de una escalera mecánica en el MGM. Entonces la vio bajar por la escalera mecánica. Se abrazaron como lo hicieron cuando salió corriendo de la casa de sus padres en Santa Clarita en 2015. La ropa, los brazos y las manos de Monticone estaban cubiertos de sangre.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
82°