La trigonometría del terror: ¿Por qué el tiroteo de Las Vegas fue tan mortal?

La trigonometría del terror: ¿Por qué el tiroteo de Las Vegas fue tan mortal?

Arthur B. Alphin está bien familiarizado con la trigonometría del terror. El teniente coronel retirado del Ejército y graduado de West Point, tiene un grado en ingeniería mecánica y está especializado en balística. Con esos atributos, ha testificado en muchos casos de disparos múltiples.

Lo que observa hasta ahora acerca del tirador de Las Vegas, Stephen Paddock, es un francotirador paciente y bien entrenado que no escogió sus objetivos, sino que mantuvo sus disparos en una zona donde sabía  que podía causar el mayor número de víctimas fatales, es decir, en el área central en la que se encontraban miles de personas.

Una vez que se disparó el gatillo, las leyes simples de la física y la trigonometría sellaron el destino de casi 500 personas que quedarían heridas y 59 muertas.

"Tenía una enorme área de tres, cuatro o cinco campos de fútbol con gente que estaba hombro con hombro", dijo Alphin. "Él no apuntó a ninguna persona de manera individual. Estaba lanzando balas en una enorme zona en la que tenía muchas posibilidades de causar un gran daño".

Zona golpeada es un término de infantería que data de la Primera Guerra Mundial. Y se refiere a la forma en la que un reflector proyecta su luz sobre una superficie plana, que representa el área donde las balas pueden golpear, y se mueve sustancialmente con pequeños cambios en la inclinación de la pistola.

Si el tirador se movía aproximadamente un grado, o el ancho de dos dedos sostenidos a la longitud del brazo, dijo Alphin, la zona golpeada caería fuera de la multitud.

"Esa es toda la distancia que tienes para moverte y si te mueves más no impactaras a un gran número de personas", dijo Alphin. "Así que tuvo que estar apuntando al centro mismo de la masa  humana, sin desviarse de ese punto”.

Desde una altura de 320 pies sobre el suelo en un hotel cuya base estaba a unos 1050 pies del área de conciertos, Paddock estaba disparando a la hipotenusa de 1,098 pies de un triángulo derecho - y tendría que ajustar su objetivo para el arco de la bala sobre ese distancia.

Alphin dijo que de "ninguna manera" el tirador mantuvo fijos sus disparos en una zona de matanza tan estable por simple suerte. Los nervios constantes y la planificación son la mejor explicación para la tasa tan elevada de víctimas, dijo.

"¿Cómo se entrenó ese tipo tan bien? ¿De dónde vino?"

 Al menos una de las 23 armas de fuego encontradas en la habitación del hotel tenía un trípode para mantenerla firme, de acuerdo con las autoridades policiales.

Paddock también puede haber equipado las armas con un dispositivo para hacer rodadas de ciclo más rápidas en la cámara de tiro, y convirtió algunas armas semiautomáticas en totalmente automáticas, agregando hasta ocho rondas por segundo, dijo Alphin.

También puede evidenciarse la experiencia al decidir cuándo cambiar de fusil, dijo Alphin. Los cañones de pistola se expanden a medida que se calientan, y la bala puede perder el contacto con las ranuras que lo giran y mantenerlo hacia delante. Sin el giro, se caerá. "Una bala cayendo así, Dios mío, aterrizará en el planeta Tierra pero no sabes dónde", dijo Alphin.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
72°