La familia del atacante uzbeko era "muy misteriosa", dice un vecino

La familia del atacante uzbeko era "muy misteriosa", dice un vecino

Incluso en un vecindario lleno de inmigrantes, todos con sus propias costumbres, idiomas, comidas e idiosincrasias, había algo en Sayfullo Saipov y su familia que parecía no estar del todo bien.

Con el beneficio de la retrospectiva, los vecinos ahora creen que el inmigrante uzbeko de 29 años planeaba un ataque mucho antes de lanzar su camioneta alquilada contra un carril de bicicletas en el Bajo Manhattan, matando a ocho personas.

Tres semanas antes del ataque del martes, un vecino se dio cuenta de que Saipov alquilaba con frecuencia camiones como el utilizado en el ataque.

"Este es el tipo de camión que usas para la construcción, pero él no estaba construyendo", dijo Carlos Batista, de 23 años, quien notó que uno de los camiones estuvo estacionado afuera de un edificio vacío por casi una semana. "¿Por qué gastarías el dinero para alquilar este tipo de camión y simplemente lo dejas afuera si no lo estás usando? ... Ahora creo que estaba practicando".

Otros se sentían incómodos ante la esposa de Saipov, que llevaba un niqab, una prenda musulmana que solo revela los ojos. Otras mujeres  musulmanas en el vecindario usan pañuelos de cabeza simples, dicen los vecinos.

"Era inusual verla así. Solo se le podían ver los ojos ", dijo Dolores Stanton Vargas, de 59 años, que vive al otro lado de la calle de la mezquita del vecindario.

Saipov y su esposa, Nozima Odilova, de 23 años, se mudaron hace unos 15 meses a un edificio de ladrillo rojo desvencijado detrás de la mezquita. Tenían dos niñas, una de 6 y otra de 4, y un bebé que nació hace unos seis meses.

"La esposa apenas salía. Eran muy misteriosos'', dijo Altana Dimitrovska, de 63 años, una inmigrante macedonia que vive en el mismo edificio. Ella dijo que la esposa veía a través de las cortinas de su ventana mientras las niñas jugaban en el patio delantero, y de vez en cuando paseaba al bebé por el patio en una carriola. Saipov era quien llevaba a la niña mayor a la escuela.

 

"Las niñas no tenían amigas. Nunca tenían fiestas'', dijo Dimitrovska.

Las barreras lingüísticas y culturales impidieron que la joven familia se hiciera amiga de otras personas que vivían en el vecindario. Pero Saipov tenía dos amigos hombres que se parecían a él con barbas largas, que eran visitantes frecuentes junto con sus esposas, dijeron sus vecinos. Las esposas se vestían de manera similar a la esposa de Saipov, vistiendo el niqab, lo que las hacía sobresalir en el vecindario.

En el verano, Batista se peleó con los dos hombres  porque lo insultaron por usar una motocicleta muy ruidosa. Saipov, dijo, salió del departamento y acabó con la pelea.

Parecía muy agradable. Después de eso, me saludaba con la mano cuando pasaba", dijo Batista.

 

La familia Saipov fue vista por última vez en el complejo de apartamentos durante el fin de semana, dijeron los vecinos, sugiriendo que Saipov podría haber enviado a su esposa a otro lugar en anticipación al ataque. Pero alquiló la camioneta en un Home Depot cercano,  en Passaic, N.J.

Saipov emigró a los Estados Unidos en 2010 después de ganar lo que se llama una lotería de visas, diseñada para traer inmigrantes de naciones subrepresentadas en Estados Unidos. Vivió inicialmente con una familia uzbeka en Cincinnati que conocía a su padre.

A pesar de que hablaba poco inglés, rápidamente comenzó a trabajar como conductor de camión e intentó comenzar su propio negocio. Un año después de su llegada, registró su primera compañía, Sayf Motors, en su domicilio en Symmes Township, Ohio.

Dos años después, registró otra compañía de camiones llamada Bright Motors en otra dirección de Ohio, en Cuyahoga Falls, cerca de Cleveland. Luego se mudó a Tampa, Florida, para comenzar otra compañía.

"Él siempre solía trabajar. No iba a fiestas ni nada. Solía ​​volver a casa, descansar, irse y volver a trabajar ", dijo al periódico Cincinnati Enquirer, Dilnoza Abdusamatova, una amiga de la familia.

Saipov se mudó con frecuencia. Después de Cincinnati, vivió cerca de Cleveland, luego en Tampa, donde obtuvo su licencia de conducir de Florida. Se casó con su esposa, que tenía 19 años en el momento de su matrimonio, en 2013.

 

Aunque Saipov parecía decidido a convertirse en conductor, no hay indicios de que hubiera planeado usar un camión como arma en el momento en que llegó a los Estados Unidos.

La ocupación de conductor es común para los inmigrantes uzbekos, que están bien representados en los servicios de camiones, mudanzas y automóviles.

 Durante los últimos seis meses, manejaba un Uber y había registrado 1.400 servicios a pasajeros, confirmó la compañía. Un compañero inmigrante uzbeko dijo que no había nada acerca de Saipov que pudiera revelar que él era un peligro.

 "Es un tipo muy bueno. Es muy amable... Es como un hermano pequeño ... me mira como hermano mayor", dijo un amigo, Kobiljon Matkarov, al New York Post.

Lo único que le pareció extraño fue que una vez, en junio, uno de los niños de Matkarov pidió tomar una foto con Saipov, y él se negó rotundamente, le dijo al Post.

Autoridades creen que Saipov se volvió más conservador después de su llegada a los Estados Unidos.

Sus vecinos dicen que sus padres, que vinieron a visitarlo desde Uzbekistán a principios de este año cuando nació el bebé, no parecían ser tan devotos como su hijo y que su madre no usaba un niqab.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que Saipov no tenía antecedentes penales distintos a las infracciones de los vehículos de motor que son comunes para los conductores en la industria del transporte.

 "Después de que llegó a los Estados Unidos es cuando comenzó a informarse sobre ISIS y las tácticas radicales islámicas", dijo Cuomo el miércoles. "Toda la evidencia que tenemos es que él era un lobo solitario", dijo Cuomo. "Ha tenido varios encuentros con  la ley relacionados con infracciones de tránsito”.

De acuerdo con una demanda penal presentada el miércoles en una corte federal en Nueva York, Saipov decidió hace un año realizar un ataque en los Estados Unidos después de inspirarse en los videos de ISIS que vio en su teléfono celular.

Él decidió hace dos meses usar un camión, siguiendo las instrucciones en línea sobre cómo un vehículo podría convertirse en un arma. Ahora, Saipov está hospitalizado con una herida de bala en el abdomen.

"Durante la entrevista con la policía, Saipov solicitó exhibir la bandera del ISIS en su habitación del hospital y declaró que se sentía bien por lo que había hecho", dice la denuncia.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
87°