¿Cuántos árboles hay en Los Ángeles? Google podría tener la respuesta

La ciudad avanza en un acuerdo con Google y Caltech para contar los árboles de L.A.

La última vez que alguien realizó la cuenta, había 700,000 árboles en las calles de la ciudad de Los Ángeles. Eso fue hace más de dos décadas.

Ahora, después de cuatro años de una severa sequía, la ciudad necesita una urgente solución para las condiciones de su bosque urbano.

Sin embargo, hacerlo a la vieja usanza -mediante el envío de ‘contadores de árboles’- costaría cerca de $3 millones, dinero que ya está comprometido para otros fines. Por lo tanto, la Agencia de Mantenimiento de Calles pidió ayuda a Caltech, y Caltech a su vez llamó a Google.

Pietro Perona, un académico que aspira a convertirse en uno de los más prolíficos contadores de árboles urbanos, desarrolló un método que emplea Google Earth y Google Street View para permitir que una computadora realice el conteo.

Para el alcalde Eric Garcetti, la asociación con Caltech es un ejemplo de aquello que prometió en campaña; aplicar la tecnología inteligente a los problemas persistentes de la ciudad.

Pero hay un problema: los términos de servicio de Google permiten a los académicos el uso gratuito de la amplia biblioteca de imágenes de la compañía, pero no a las ciudades. Debido a ello, hace dos meses que L.A. mantiene negociaciones con la compañía. En un email, Google afirmó que no efectuaría declaraciones al respecto.

En tanto, Perona, cuya especialidad como profesor de Ingeniería Electrónica en la escuela Allen E. Puckett de Caltech es hacer que las máquinas ‘vean’, está muy ocupado enseñando a sus computadoras a detectar todo tipo de cosas.

Perona trabaja con comunidades globales que publican imágenes digitales. El profesor convierte estas imágenes en algoritmos geométricos, almacenados en lo que él llama una “visipedia”.

Teóricamente, una vez que se ha entrenado a una computadora para que vea pájaros, por ejemplo, cualquiera puede subir una imagen a un sitio web y ésta determinaría su especie. Algún día, todo bajo el sol estará en una visipedia, reptiles y hongos incluidos. El proyecto de árboles de Perona es una versión panorámica de esa tecnología.

Empleando la vista de satélite, el profesor le enseña a las computadoras a registrar las latitudes y longitudes de tonos y formas que parezcan árboles. A continuación, hace coincidir esas coordenadas con una imagen de Street View. La computadora examina el primer plano para confirmar la presencia de un árbol y juzgar su variedad. Toma unos años aprender la taxonomía de los árboles, informó Perona. Y llevará muchos meses aplicar ese conocimiento a los árboles de la ciudad. Sin embargo, un banco de computadoras podría hacerlo de la noche a la mañana, precisó. “Treinta y dos ordenadores; 16 millas cuadradas por cada uno”.

Si tiene éxito, esto beneficiará a todas las ciudades de los EE.UU. y el mundo. Pietro Perona.

Perona ya ha probado la metodología en una sección de Pasadena, donde la ciudad recientemente encargó una encuesta. Al comparar los resultados con el inventario conocido, se determinó que el ordenador tenía aproximadamente el 80% de precisión.

Como académico, Perona quiere que sus algoritmos reconozcan cada variedad de árbol, lo cual puede ser imposible en la práctica puesto que las variedades no están distribuidas uniformemente. Hay cerca de 600 variedades en Los Ángeles, y un tercio de ellas tienen menos de 100 especímenes.

El corolario es que sólo 85 variedades constituyen el 90% de todos los árboles. Enseñar a la computadora a identificarlas podría ser de gran ayuda para la ciudad.

El beneficio inicial serán las generalidades, señaló Greg Good, oficial ejecutivo de Garcetti en temas de servicios para la ciudad. “Es importante entender dónde están las brechas en términos del dosel”, afirmó Good. “Queremos usar este inventario para identificar oportunidades de captura de agua de lluvia y atenuar las repercusiones de las islas de calor humano”.

También es valioso que, a diferencia del recuento humano, el sondeo podría replicarse fácilmente y mejorar cada vez. “Tendremos inspectores en los próximos 20 años, para validar y corregir la información de este modelo”, aseguró el funcionario.

En este contexto, la parte difícil es entrenar la primera computadora. La instrucción es una cuestión de trabajo humano y muy demandante. Alguien debe estudiar minuciosamente las imágenes de Google y clasificarlas en la computadora. ¿Es un árbol o un poste de luz? ¿Es un roble, según la opción del ordenador, u otra variedad?

Actualmente, Perona recibe ayuda de TreePeople, cuyo fundador, Andy Lipkis, lo presentó a la ciudad. Voluntarios de TreePeople examinan las muestras para encontrar aquellas mal clasificadas. Después, Perona cambia el algoritmo para que la computadora ‘vea’ mejor. Pero la traba con Google le impide entregar a la ciudad lo que ha hecho hasta ahora. Good se muestra optimista y afirma que habrá un acuerdo: “Google ha mostrado su apoyo desde el principio. Estamos muy entusiasmados con la idea de esta asociación tripartita”, adelantó, aunque destacó que, ante la duda, la oficina del alcalde también está contemplando otras opciones.

De cualquier manera, Perona sigue contando y busca fondos federales para continuar con su investigación. De lograrse un acuerdo, Los Ángeles le pagará a Caltech sólo por la programación específicamente creada para la ciudad. Aunque la investigación sería para el beneficio de todos. “Si tiene éxito, beneficiaría a todas las ciudades de los EE.UU. y del mundo”, aseguró.

Si desea leer la nota en inglés haga clic aquí.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°