Familia de L.A. desaparece después de un asalto en el Amazonas y reaparece sana y salva días después

and Contact Reporter
Familia de L.A. desaparece después de un asalto en el Amazonas y reaparece sana y salva días después

Cada día, decenas de miles de personas en todo el mundo utilizan Instagram para saber el paradero de Adam y Emily Harteau y sus hijos que viajan por Sudamérica en una vieja camioneta Volkswagen.

Un día, los Harteaus y sus hijos, de 3 y 7 años, descansaban en una playa aislada, lejos de las preocupaciones que la pareja dejó en Los Ángeles en 2012.

En otro, los Harteaus pasaban a lo largo de las escarpadas mesetas y abismos verdes del Parque Nacional Chapada Diamantina en Brasil. Ellos son como unos hippies errantes en la era de las redes sociales.

Para sus más de 100.000 seguidores, su cuenta de Instagram, @ouropenroad, es un portal a la libertad y la aventura.

El viernes pasado, publicaron una fotografía de su camioneta azul Westfalia T3 1990, atrapada en el barro rojizo cerca del extremo oriental de Brasil.

Despues de eso, hubo un largo silencio en su red social. No hubo más publicaciones.

Luego, un policía del estado brasileño de Pará, publicó un mensaje debajo de esa foto:

"¿Alguien ha tenido contacto reciente con Emily o Adán? Aparentemente están perdidos. Esta es la policía de Pará, por favor pónganse en contacto conmigo”.

Eso provocó una oleada de alarmas entre los seguidores de la familia en Instagram.

El problema parece haber comenzado después del  domingo, cuando un grupo de ladrones con pistolas, abordaron un ferry en el que la familia viajaba a través de un tramo del río Amazonas, de acuerdo con un funcionario brasileño local.

No había otros pasajeros en el ferry de carga, y la familia estaba durmiendo en la camioneta cuando los ladrones abordaron y tomaron a todos como rehenes, dijo el funcionario.

En algún momento, la tripulación del transbordador y los Harteaus lograron liberarse y llamar a la policía, según el vicesecretario de Seguridad Pública de Pará, André Cunha.

La policía finalmente llegó a las víctimas y lanzó una investigación. Luego se fueron con la esperanza de rastrear a los pistoleros.

Cunha no dijo si se realizaron arrestos, pero la policía aparentemente logró recuperar algunos de los artículos que le fueron robados a la familia.

Pero cuando la policía regresó al bote alrededor de las 6:30 a.m. para devolver una computadora portátil que los ladrones habían tomado, los Harteaus no estaban por ningún lado.

"No sabemos exactamente por qué dejaron el barco", dijo Cunha a Globo, una estación de televisión local. "Si se fueron por miedo a lo que ya había sucedido, o tal vez tenían miedo por la pequeña cantidad de marihuana" que la policía encontró dentro de la camioneta familiar, aparentemente para uso recreativo.

Los funcionarios lanzaron una búsqueda en la selva amazónica mientras los comentarios de los fanáticos preocupados se multiplicaban en la cuenta de Instagram de la familia.

Incluso antes de comenzar sus viajes, los Harteaus estaban acostumbrados a ser el centro de atención. Emily, una diseñadora de modas, participó en la temporada 2008 de "Project Runway", un reality show de TV en Bravo. Adam era un reconocido artista.

Buscando un cambio de dirección en sus vidas, la pareja lanzó una recaudación de fondos en Internet, dejó su apartamento completamente amueblado  en Hyperion Avenue en Silver Lake, y condujo su camioneta a México, Colombia, Perú y al resto de Sudamérica con su hija de 2 años, Colette.

Era más que solo unas vacaciones; fue una especie de cambio de marca de esta familia estadounidense, que decidió no tener un hogar fijo, ir de un lado a otro, como nómadas, pero hiperconectados, como unos verdaderos astronautas.

"Nuestro Open Road servirá como un retrato familiar moderno, para reexaminar el Sueño Americano, y esperan inspirar a otros a crear, comer bien, pasar tiempo de calidad juntos y aventurarse más allá de sus grandes patios traseros", dice el sitio web de la familia.

The Harteaus planeaba desaparecer solo un año más o menos, pero luego comenzó a acumular seguidores en línea y a encontrar maneras de seguir financiando sus viajes, incluida su tienda en línea, el Bazar de 24 horas y un botón de donación en línea de PayPal.

Se volvieron lo suficientemente prominentes como para aparecer en un perfil de 2.100 palabras del New York Times, y en 2014, Emily dio a luz a una segunda hija, Sierra, en Brasil.

El perfil del New York Times describió a la familia como "felizmente optimista" ante los peligros del camino.

El encuentro de los Harteaus con los ladrones llegó justo dos semanas antes de que planearan terminar su travesía de cinco años y regresar a Los Ángeles.

Después de desaparecer, la familia fue descubierta viva. Según los informes, Ribeirinhos, habitantes rurales de los ríos, encontraron a los cuatro flotando en una tabla de surf en un barranco cerca del río Jacaré Grande, no lejos de donde la policía había abordado el ferry.

Los Harteaus sufrían de deshidratación cuando fueron rescatados. No estaba claro cuándo fueron encontrados.

Las autoridades anunciaron la noticia el miércoles y pronto fue captada por sitios web de todo el mundo, catapultando a la familia a niveles aún más altos de fama.

Fueron a un hospital en el municipio rural de Breves para recuperarse, sus perfiles de redes sociales estaban notablemente inactivos, pero sus secciones de comentarios vivos con los fanáticos y los brasileños enviando buenos deseos. "Es una pena por mi país", escribió un seguidor. "Estoy orando por ustedes". "Por favor, cuídense, amigos", dijo otro. "No puedo esperar para verlos aparecer en las redes sociales y saber que todo está bien...".

 En una página de GoFundMe, algunos amigos dijeron que, además de perder cámaras y otros dispositivos electrónicos, a los Harteaus  les robaron los bienes que compraron mientras viajaban, que a menudo revendían  en su sitio web para financiar sus viajes.

Los Harteaus todavía tienen que actualizar su cuenta de Instagram. La última foto disponible de la familia no es el tipo de imagen renderizada cinematográficamente que normalmente publican. Es un una imagen borrosa, apenas iluminada, compartido no en Instagram, sino por la Secretaría de Estado de Seguridad Pública y Defensa Social de Brasil. En ella se muestra los cuatro Harteaus después de su rescate, rodeados de aldeanos brasileños y un policía, con aspecto cansado, pero vivos, y con otra historia más que contar.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
62°