En Las Vegas, donde casi todo parece legal, hay una nueva norma: prohibido alimentar a las palomas

En Las Vegas, donde casi todo parece legal, hay una nueva norma: prohibido alimentar a las palomas

Adelante, lleve esa bebida alcohólica a la acera con usted, a las 3 a.m., si lo desea. ¿Apostar? ¡Por favor, hágalo! ¿Conoció al amor de su vida y tiene prisa por casarse? De inmediato, aquí. Ah, y disfrute de la luna de miel.

El Strip de Las Vegas fue construido sobre la fantasía. Escapa de las leyes que hacen que otros lugares parezcan tan acartonados y estrictos. Hay mucho por hacer en este famoso tramo de brillo, luces y hedonismo.

Sin embargo, haga lo que haga, no alimente a las palomas.

La Comisión del condado de Clark aprobó una ley que entró en vigor el 21 de noviembre, que establece que la alimentación de las palomas callejeras será un delito menor con una multa potencial de $1,000 o seis meses de cárcel. Es factible que la primera vez que se comete la ofensa se otorgue sólo una advertencia, afirmaron funcionarios del condado.

Al igual que en el condado de Clark, las palomas han sido un tema muy disputado durante años en todo el mundo. Algunas prohibiciones de alto perfil, como la de Venecia, Italia, surgieron después de que las aves fueran consideradas una molestia extrema porque sus excrementos dañaban los monumentos históricos. Alimentarlos también está prohibido en Trafalgar Square, Londres.

Otros sitios turísticos, como San Francisco y Los Ángeles, tienen leyes al respecto, pero sobre todo dependen de letreros para desalentar la alimentación de los pájaros.

A otros lugares no les molesta en absoluto. En Puerto Rico, un área escénica en San Juan incluye el Parque de las Palomas, que ofrece refugio para estas aves. Alimentarlas también está bien en Nueva York.

No es así en el Strip de Las Vegas. Los funcionarios del condado intentaron obtener una ordenanza para controlar las aves, que se aprobó en 2012, pero no funcionó. Sin embargo, es digno de mención la especificidad que presentaba en qué tipo de palomas no se podía alimentar, a saber, "la especie Columba livia, también conocida como palomas de la ciudad, palomas torcaces o ratas voladoras”.

Michelle Stewart, residente del condado de Clark, se ofendió durante los comentarios públicos en una reunión de comisionados este mes, antes de que se aprobara la ordenanza. La mujer montó una defensa para las palomas, desacreditando el término "ratas voladoras” y señaló que el lenguaje actual simplemente se refiere a ellas como "palomas salvajes”.

Stewart dijo a la comisión que no era justo penalizar a las personas que querían alimentar a las palomas y, durante la audiencia, usó una camiseta que decía "Es bueno ser amable”. Además, señaló que tenía gratos recuerdos de alimentar a los pájaros junto a sus abuelos. "No puedo imaginar no poder hacerlo", dijo. "Podría tener el peor día de mi vida, cuando todo se viene abajo, pero cuando voy a alimentar a los pájaros, eso me alegra".

La audiencia no atrajo a mucha gente para testificar, pero el puñado de proponentes y detractores fueron apasionados.

Kevin McGowan, un ornitólogo de la Universidad de Cornell, aseguró que no es sorprendente que las ordenanzas de este tipo lleguen directo a las emociones de las personas.

Comentó también que las palomas fueron traídas a los Estados Unidos como animales domésticos por los primeros colonos de Europa y que eran tratadas como pollos y pavos, a menudo para ser consumidas. Algunas fueron entrenadas como palomas mensajeras y las aves incluso tienen un historial de servicio de guerra como mensajeras. Hay una relación entre las aves y las personas que data de hace mucho tiempo. "Generalmente nos gustamos unos a otros", aclaró.

Pero señaló que las ordenanzas como la aprobada en el condado de Clark ayudan con la molestia de las grandes bandadas que se congregan y se posan en lugares emblemáticos, o que dañan los edificios con su excremento ácido. Las palomas, dijo, aprenden dónde están las fuentes de alimentos y las bandadas se observan entre sí para ver dónde hay abundancia de éste. Ahí es cuando se reúnen en masa.

McGowan expresó que las palomas son aves resistentes, que pueden comer casi cualquier cosa. Pero mientras los padres comen comida chatarra, tienen una fuente de leche que le dan a sus polluelos para que eviten comer mala comida. Está llena de nutrientes y no está vacía de nutrientes como una papa frita. "Son aves razonablemente inteligentes", dijo. "Han vivido en ciudades durante mucho tiempo y aprendido a estar abiertas a una gran cantidad de alimentos diferentes”.

Si bien la ordenanza abarca gran parte del tramo de cuatro millas del Strip de Las Vegas Strip, nació en gran parte por problemas más allá de éste, en el condado no incorporado de Clark. El West Flamingo Senior Center -un par de millas al oeste del Strip- se había convertido en algo así como un epicentro para las palomas. El presidente de la Comisión del condado, Steve Sisolak, relató que algunos lugares en el centro para personas mayores vieron tenían pulgadas de acumulación de excrementos tras años de alimentación gratuita. "Fue un desastre. Tuvieron que limpiarlo con una pala”, explicó. “Hizo que la unidad de aire acondicionado se descompusiera”.

Con las temperaturas de tres dígitos del área en el verano, una unidad de aire acondicionado que no funciona bien no es un inconveniente menor. Una oleada de paneles solares en casas en Las Vegas, según Danielle Wagner, gerente de la oficina de A Better Day Pigeon Control, también creó muchas nuevas oportunidades de anidación para estas aves.

Los funcionarios del centro para adultos mayores de Flamingo expresaron que la densidad de bandadas de aves era lo suficientemente amplia como para ocultar porciones del estacionamiento a veces. Algunos días, destacaron, parecía una audición para una reversión de “Los pájaros”, de Alfred Hitchcock.

Los partidarios de la ordenanza añadieron que era necesario mantener bajos los costos de reparación por daños de aves y evitar la propagación de enfermedades.

Sisolak remarcó que el Strip no era el objetivo principal de la ley y que los casinos nunca montaron un escándalo sobre los pájaros que se balancean y picotean sus propiedades cuando se estaba considerando la ordenanza.

Sin embargo, ello no quiere decir que las palomas no se paseen por la zona y sus famosos casinos. Hay buena comida para estas aves en el exterior de la mayoría de los restaurantes y casinos al sur de Sahara Boulevard, en el Strip.

Dave Kanellis, gerente de operaciones del Servicio de Control de Vida Silvestre de Airborne, afirmó que los desechos de todos esos buffets servidos en los casinos es una gran fuente de alimento para las palomas y consideró que la ordenanza probablemente ayudará a reducir el número de éstas, pero que la población probablemente no desaparecerá. Todo lo que necesitan es comida, agua y refugio", dijo. “Y hay mucho de eso aquí”.

Kanellis, quien es halconero, destacó que las palomas también son parte de la cadena alimenticia local. Hay una cantidad de halcones peregrinos que viven en el área, indicó, y se involucran en el control de la población bajando en picada, incluso por la noche, en medio de las luces brillantes, para cazar palomas. "Los halcones también se adaptaron al medio ambiente", precisó.

Traducción: Valeria Agis

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
70°