El padre de una joven que murió en el tiroteo de Las Vegas demandó a Mandalay Bay y otros por negligencia

El padre de una joven que murió en el tiroteo de Las Vegas demandó a Mandalay Bay y otros por negligencia

El padre de una mujer de Huntington Beach que fue asesinada durante el reciente tiroteo en masa en el marco de un festival de música country en Las Vegas presentó una demanda este martes contra el operador del resort Mandalay Bay y otros, alegando muerte por negligencia.

Andrea Castilla, graduada de Estancia High School, celebraba su cumpleaños número 28 en el festival Route 91 Harvest, de tres días de duración, junto con su novio, Derek Miller, su hermana Athena y el novio de ésta, Shane Armstrong. Castilla fue una de las 58 personas asesinadas por Stephen Paddock, quien apuntó una andanada de disparos hacia la multitud durante el concierto al aire libre en la noche del 1º de octubre desde su suite en el piso 32 del Mandalay Bay Resort & Casino. El tiroteo dejó heridas a más de 500 personas.

La demanda presentada por el padre de Castilla, Gus, en el Tribunal Superior del Condado de Los Angeles, nombra a MGM Resorts International, que gestiona Mandalay Bay; al promotor de conciertos Live Nation y a Slide Fire Solutions, un fabricante de accesorios de armas llamado "bump stock" (culata de rebote) que permite a las armas semiautomáticas imitar el fuego de una ametralladora.

La herencia de Paddock, de 64 años, quien se suicidó después de la masacre, también aparece en la demanda, que busca más de $50,000 en daños generales y otro tanto en daños económicos, así como una cantidad no especificada por gastos médicos y funerarios, angustia emocional y otros perjuicios.

El pleito alega que los empleados del Mandalay Bay fueron negligentes al no notar que Paddock había llevado 17 armas y municiones a su habitación e instalado cámaras de seguridad para vigilar el pasillo exterior. "Es inconcebible para nosotros que, una vez dentro del hotel, el autor haya podido pasar inadvertido con esa cantidad de armas durante tres o cinco días, montar cámaras de vigilancia y esconderse con letreros de ‘no molestar’ si la empresa realizara debidamente controles de seguridad”, expuso este miércoles el abogado de Gus Castilla, Richard Bridgford, de Newport Beach.

MGM Resorts no respondió a un correo electrónico de este periódico en busca de comentarios.

La demanda también alega que Live Nation, el promotor del festival, no proporcionó salidas adecuadas ni entrenó a los empleados ante el caso de una emergencia. Un representante de la firma se negó a comentar este miércoles sobre los detalles del pleito, pero emitió la siguiente declaración: "Seguimos devastados por la tragedia en el festival Route 91; con el corazón destrozado por las víctimas, sus familias y las innumerables personas afectadas por este acto de violencia sin sentido. Estamos cooperando plenamente con la investigación activa del FBI”.

Los documentos acusan a Slide Fire Solutions de anunciar negligentemente las existencias los bump stocks como "un dispositivo económico usado para eludir las leyes federales que prohíben las armas completamente automáticas".

Según la policía, una docena de los rifles semiautomáticos que Paddock tenía en su habitación estaban equipados con esos dispositivos, que aumentaron su poder de fuego.

Ninguna fuente de Slide Fire Solutions, con sede en Moran, Texas, pudo ser contactada para comentar en este artículo.

"Lo que es verdaderamente lamentable, especialmente en estos tiempos de mayor riesgo, es que esta tragedia era completamente previsible y, por lo tanto, evitable", afirmó Bridgford. "Que tales cosas ocurran es una virtual certeza en estos días, por ende aquellos que se benefician de atraer al público a sus empresas deben hacer un mejor trabajo para salvaguardarlos. Como resultado de no haberlo hecho, mi cliente perdió para siempre a su hermosa e inteligente hija, de sólo 28 años de edad”.

La demanda describe el "reino del terror" de Paddock sobre la multitud, que incluyó aproximadamente unos 10 minutos de "disparos indiscriminados y rápidos sobre el recinto al aire libre, colmado y cercado”. Al encender las luces del lugar, alega la demanda, se le dio al tirador, quien tenía una "vista aérea" del sitio, aún más visibilidad.

Cuando estalló el tiroteo, Andrea Castilla estaba entre la muchedumbre de aproximadamente 22,000 asistentes al concierto, tomada de la mano con su hermana y escuchando al cantante Jason Aldean. La joven recibió un impacto en la cabeza. Miller, Athena Castilla y Armstrong la recogieron y, al no poder encontrar una salida, saltaron sobre una valla cercana, de acuerdo con la demanda. Allí detuvieron a un automovilista que pasaba por el sitio, quien los llevó al Sunrise en su camioneta.

En el centro médico, Andrea Castilla fue separada de sus amigos y familiares. Al día siguiente, estos se enteraron de que la joven había muerto casi inmediatamente después de llegar allí.

En una entrevista con Los Angeles Times, Miller confesó que había llevado un anillo de compromiso de piedra de luna (moonstone) a Las Vegas, donde planeaba proponerle matrimonio a Andrea.

Miller y Castilla, que salían hacía siete meses, vivían juntos en Huntington Beach y solían hablar de matrimonio, dijo.

"Queríamos pasar cada segundo juntos. Hicimos más en siete meses de lo que la mayoría de las parejas hacen en toda una vida", expresó Miller.

Traducción: Valeria Agis

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
64°